Escuche ahora

Primera Hora

Con Jefferson Mejía


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Compositor

El compositor ruso Nicolai Rimsky-Korsakov

Su curiosidad musical e intelectual le llevó a adelantarse a algunos de los aspectos estéticos que encontrarían mayor fortuna entre las vanguardias de primera mitad del siglo XX.

Espina dorsal del nacionalismo musical ruso, el genio de Nicolai Rimsky-Korsakov continúa hoy relativamente oculto tras el enorme perfil de compañeros de generación como Chaikovsky o Musorgsky. Su curiosidad musical e intelectual le llevó a adelantarse a algunos de los aspectos estéticos que encontrarían mayor fortuna entre las vanguardias de primera mitad del siglo XX.
 
Compañero juvenil de batallas de Balakirev, Musorgsky y Borodin, amigo de Chaikovsky y maestro entre otros de Glazunov, Stravinsky y Prokofiev, Rimsky-Korsakov constituye el nexo viviente entre dos brillantísimas edades de la música rusa. Pese a la magnitud de su legado y a su reconocido talento como orquestador, es tomado frecuentemente por un compositor superficial cuyos principales éxitos "Scheherazade", la "Canción India" de Sadko o el "Capriccio espagnol" se deben a la eficaz explotación de un exotismo decadente típicamente decimonónico.
 
Cuando fue nombrado profesor del Conservatorio en 1871, Rimsky-Korsakov carecía de un conocimiento cabal de las técnicas musicales más elementales. Según confesó en su autobiografía, en esa época ni siquiera podía armonizar decentemente un coral. Entendiendo que necesitaba manejar de manera más segura la armonía, el contrapunto y la orquestación, se abocó al estudio privado de tales materias y terminó por transformarse en el único músico realmente profesional del grupo que dominaba Balakirev, y del cual formaban parte también: Cui, Mussorgski, Borodin y el propio Rimski-Korsakov..
 
Y como una forma de demostrar la adquisición de nuevas herramientas técnicas, compuso una tercera sinfonía preocupado principalmente de materias estructurales y del contrapunto. Esta versión original fue estrenada en 1874 y mientras Cui alabó esta nueva faceta de su colega, Chaikovsky, ajeno al grupo, consideró que la obra sufría de exceso de técnica y carencia de calidad en las ideas, no obstante la excelente orquestación y las combinaciones armónicas. Estas críticas, unidas a la propia autocrítica del autor, llevaron a Nikolai a revisar y producir una segunda versión de la obra, la que fue completada en 1886.
 
En 1887, luego de la muerte de Borodin, Nikolai Rimski-Korsakov con la ayuda de Glazunov concluyó la ópera “El Príncipe Igor” de su compatriota fallecido. Para distraerse de este trabajo es que escribe El Capricho Español, que originalmente prevé para violín y orquesta y para tal efecto utiliza una serie de melodías tomadas de la colección de José Inzenga, titulada “Ecos de España, colección de cantos y bailes populares”. Cuando ya estuvo concluido, este capricho entró a formar parte de obras que en la historia de la música rusa tuvieron como inspiración a España: la Jota aragonesa y La Noche de Verano en Madrid, de Glinka. Como Glinka, pero si haber visitado jamás a España, Rimski-Korsakov se aproximó casi fielmente al temperamento hispánico, próximo en ciertos aspectos al ruso con el que tiene en común lazos orientalizantes . Estrenado en San Petersburgo el 31 de Octubre de 1887 bajo la dirección del compositor, el Capricho Español fue calificado como una obra de “una suficiencia sonora absolutamente delirante”.
 
Inmediatamente después de producida La Noche de Mayo, Rimsky-Korsakov comenzó a trabajar en otra ópera, La Doncella de Nieve, que basó en la misma obra del dramaturgo Alexander Ostrovsky para la cual Chaikovsky había escrito música incidental. Ostrovsky otorgó el permiso para adaptar el libreto y la ópera quedó lista en abril de 1881, siendo estrenada en febrero de 1882. Después de completar la ópera La Doncella de Nieve, Rimsky-Korsakov dejó de componer por dos años. Mussorgsky falleció en marzo de 1881 y Nikolai se propuso la colosal labor de poner en orden los manuscritos de su amigo y así prepararlos para ser publicados.
 
El domingo 8 de marzo, a las 12:00 del día, en la audición “El Músico de la Semana” presentaremos la Suite de la ópera La Doncella de la Nieve” de Nicolai Rimski-Korsakov. La versión estará a cargo del coro filarmónico de Rotterdam y la Orquesta Filarmónica de Rotterdam dirigida por David Zinman.
 
El programa se complemetará con las siguientes obras:

- Obertura la Gran Pascua Rusa,op.36,
-Sinfonía No.3 en do mayor, op.32
-Cuatro canciones,
-Capricho español, op.34
-Concierto para piano en do sostenido menor,op.30