Escuche ahora

Boogie Nights

Programación W


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

​Supersociedades declara muerte comercial a David Wigoda de Factor Group

La sanción de inhabilidad para ejercer el comercio contra David Wigoda se impuso en atención al reiterado incumplimiento de los deberes como administrador.

La Superintendencia de Sociedades sancionó con la inhabilidad para ejercer el comercio por diez años a David Wigoda Rinzler, en calidad de exrepresentante legal de la sociedad Factor Group Colombia S.A. en liquidación por adjudicación.

De acuerdo con la documentación que reposa en el expediente, la sanción de inhabilidad para ejercer el comercio contra David Wigoda se impuso en atención al reiterado incumplimiento de los deberes como administrador.

En este caso, “se hizo evidente la inobservancia de su obligación de obrar de buena fe, con lealtad y con la diligencia de un buen hombre de negocios”, hechos con los que trasgredió el correcto desempeño de sus compromisos que como administrador y representante legal de la citada compañía que le eran claramente exigibles.

Entre los cargos probados contra David Wigoda Rinzler bajo los cuales se le impone la sanción están la malversación de bienes, que cobra relevancia ante la precariedad económica que afrontaba la compañía.

Dichos actos, según la entidad de control, perjudicaron la posibilidad de pago de los acreedores y confluyó a la insuficiencia de bienes con que cubrir el total de los créditos adeudados.

La Superintendencia dice también que “resultó censurable que bajo la administración de David Wigoda, la sociedad Factor Group haya sido utilizada con fines defraudatorios, ya que la empresa  recaudó dineros a través de actividades que claramente escapaban a su objeto social”.

Adicionalmente hubo un irresponsable proceder por parte de los ex administradores de Factor Group, situación que hoy afrenta un sinnúmero de personas que sin ser precisamente acreedores y/o afectados por la captación de la compañía, están vinculados al proceso liquidatorio.

También el ex representante legal no cumplió con la obligación de hacer entrega de la contabilidad, libros y documentos contables y presentar su respectiva rendición de cuentas de gestión.

“Esto hizo imposible que explicara la cuantiosa disminución de activos de la sociedad causada entre el seis de octubre de 2011 y el primero de enero de 2013, de $24.285 millones  a $2.063 millones en el momento de la liquidación.