Escuche ahora

La W

Con Vicky Dávila


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

¿Acertó la RAE en rechazar la expresión “todos y todas” del lenguaje inclusivo?

En Partida W, el profesor Jorge Maldonado y la abogada Adriana Alquichides debatieron sobre el uso del lenguaje incluyente y el rechazo de este por parte de la RAE.

Jorge Maldonado y Adriana Alquichides debaten en Partidas W. Foto: Partida WCon Juan Pablo Barrientos

La presentación del primer manual de estilo del idioma español de la Real Academia Española, en la que rechazó el uso del lenguaje inclusivo y considera innecesaria todas las variables de inclusión de doble género (como "todos y todas", "tod@s" y "todes"), revivió la discusión sobre la pertinencia de su uso en la cotidianidad.

El profesor Jorge Maldonado y la abogada Adriana Alquichides, dieron el debate sobre este agudo asunto en los micrófonos de Partida W.

Maldonado dijo que el lenguaje inclusivo era totalmente innecesario, pues el español es una lengua que permite en su forma masculina nombrar tanto a los hombres como a las mujeres en palabras como "todos". Aseguró que el idioma no es el responsable de los crímenes que han ocurrido en la sociedad ni de los problemas de género que se han presentado en sociedades como la colombiana, pues el lenguaje nada tiene que ver con el género. Fue enfático en que no comparte la postura de que la lengua sea enemigo de las mujeres, ya que las luchas tienen que ir hacia los estereotipos y las estructuras sociales.

Alquichides, por su parte, argumentó que los miembros de la RAE son parte de una estructura patriarcal que se han negado a reconocer los avances que las mujeres han tenido en escenarios sociales y políticos. Señaló que el cambio de lenguaje para reconocer que las mujeres existen, debe ir más allá del "todos y todas" y de un momento coyuntural en el que las luchas feministas han tomado fuerza y vigencia en las agendas políticas. Expresó que los contradictores de que la lengua evolucione y se empiece a nombrar a las mujeres en el habla, hacen parte de un grupo privilegiado que no esconsciente de las violencias de género en el mundo.