Escuche ahora

La W

con Julio Sánchez Cristo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Amalia y Verenice, la Solución W de un amor que parecía imposible

Soluciones W no solo pudo conseguirle las argollas de matrimonio a Amalia sino también el pastel y una gran cena para su boda.

Foto: Soluciones W

Todo comenzó con una llamada a Soluciones W. Al otro lado de la línea apareció la voz de Amalia quien tan solo tenía una petición: “Por favor, ayúdenme a conseguir unas argollas de matrimonio pues sería lo único que podría ofrecerle a Verenice, mi prometida”.  

Tenía razón, Amalia en Colombia ha trabajado en compañías de seguridad. Su sueldo y sus alcances económicos solo le dan para la manutención de ella y su hija a quien también debe pagarle la universidad. Pero la vida le cambió desde el día que posteó un meme en Facebook, en el que expresaba lo que estaba sintiendo por aquella época:

“Mírala, ella era la mujer más dulce del planeta, pero las decepciones la convirtieron en una persona fría. Ya no quiere besar más labios con sabor a falsas promesas, ya no quiere tocar más manos que luego la soltarán. Pero a pesar de todo, ella sabe que puede volver a amar, sólo que ahora lo que le resulta complicado es; volver a confiar”.


Soluciones W

De inmediato al InBox de Amalia apareció un mensaje de una mujer llamada Verenice de nacionalidad mexicana quien le dijo que se sentía identificada con el meme. Entonces comenzaron a charlar virtualmente. Se contaron sus éxitos y fracasos. Rieron y lloraron. Al final de la charla Verenice le preguntó a Amalia si habría algún problema en que le diera su número de teléfono para tener un acercamiento más fluido. Por varias semanas no pararon de hablar y de mandarse fotos por WhatsApp. Las dos sentían temor de que quizá no estuvieran hablando con una persona confiable, pero siguieron sus instintos.

El corazón comenzó a palpitar más cuando empezaron a compartirse fotos de sus familias y de algunos momentos del día a día. Pero la confianza total llegó la noche en que Amalia le presentó vía telefónica a su hija. La jovencita habló con Verenice durante más de 20 minutos, de modo que la empatía ya estaba resuelta.

Pasaron dos meses y Verenice no se aguantó más ese amor virtual. Sin dudarlo le propuso a Amalia que la fuera a visitar a México. El problema para la colombiana no era de seguridad sino el dinero para viajar y además el permiso en su trabajo. De entrada su jefe le dijo que cómo se le ocurría ir a ese país a verse con una persona que apenas conocía; lo mismo sucedió con familiares que no dejaban de repetirle lo peligroso de este tipo de encuentros y de todos los casos que inundan internet con finales trágicos.


Soluciones W

Pero nada, Amalia estaba resuelta. De los pasajes se encargó Verenice, mientras la colombiana como pudo consiguió lo de su pasaporte y algo más de dinero por si algo pasaba; A Amalia la tuvieron detenida en el aeropuerto de México cinco largas horas en las cuales la indagaron con cientos de preguntas porque no le creían que había viajado por amor. Cuando la puerta de salida del aeropuerto se abrió, Amalia vio a una mujer vestida de chaqueta negra, jeans y con un ramo de flores en sus manos. Ese primer abrazo, cuenta Amalia, fue tan fuerte que aún lo siente.

Verenice le tenía otra sorpresa. Después de salir del aeropuerto la llevó a un exclusivo restaurante porque para presentarla con toda la familia; tías, primos, cuñados, sobrinos y amigos. Fue tanta la química que Amalia –quien iba por solo quince días- se quedó seis meses viviendo en casa de su nuevo amor.

Dos años tuvieron que pasar para que Amalia le propusiera matrimonio a Verenice. La colombiana sentía que amaba a su novia y que no quería más seguir rodando por la vida sola, teniendo en cuenta que los hijos también se van. Así mismo fue clara en su propuesta: “Verenice, no tengo nada que ofrecerte en la vida, solo mi amor y complicidad”. La mexicana no tuvo que pensarlo dos veces para dar el sí.

Fue entonces cuando Amalia decidió llamar a Soluciones W con el deseo de conseguir alguien que le ayudara con su matrimonio, porque tampoco quería llegar con las manos vacías. En ese momento se puso en marcha la campaña para cumplirle el sueño a esta colombiana a la cual no solo se le consiguieron las argollas para la boda sino que también el pastel y la organización de una gran cena. Amalia y Verenice, dos mujeres que se enamoraron después de leer un meme.

Investigación: Natalia Henao @natyhenao25 [Instagram]

Redacción: Pacho Escobar