Escuche ahora

La W

con Julio Sánchez Cristo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Caminante pide a 17 países que sean garantes de acuerdo sobre rehenes

El profesor Gustavo Moncayo, quien se reunirá a las 8 de la mañana con el presidente Uribe, pidió a diplomáticos de 17 países que sirvan de garantes ante el gobierno y las Farc en la negociación de un acuerdo humanitario.

profesor Gustavo Moncayo. Foto: AGENCIA EFE

El profesor Gustavo Moncayo, quien se reunirá a las 8 de la mañana con el presidente Uribe, pidió a diplomáticos de 17 países que sirvan de garantes ante el gobierno y las Farc en la negociación de un acuerdo humanitario.

Moncayo formalizó la solicitud durante el encuentro con embajadores y representantes de ese número de países que mantuvo en la sede de la Conferencia Episcopal y al que también concurrieron familiares de muchos de los rehenes.

Al llegar a Bogotá durante una hora y 15 minutos el profesor Gustavo Moncayo se dirigió a una multitudinaria manifestación en la plaza de Bolívar de Bogotá, en la que enfatizó sobre la negligencia del gobierno y las FARC para lograr un acuerdo humanitario. Explicó que finaliza su caminata pero comienza un nuevo esfuerzo para buscar la liberación de los secuestrados.

La petición es la de que "sean como garantes del proceso de acuerdo humanitario", explicó el caminante a la salida de la reunión, que había sido convocada por el arzobispo Luis Augusto Castro, y que duró poco menos de dos horas.

En el encuentro estuvieron presentes, entre otros, los embajadores y delegados de España, Francia y Suiza, países que conforman un comité internacional que ha sido autorizado por el gobierno para que realice gestiones que faciliten la negociación de un acuerdo de intercambio humanitario.

De un consenso de esta naturaleza depende la puesta en libertad de 45 secuestrados por las Farc, que pretenden canjearlos por medio millar de guerrilleros presos, incluidos dos extraditados a Estados Unidos.

"Hay un respaldo (...), y nos seguirán apoyando", agregó Moncayo, quien se reunió con los diplomáticos pocas horas después de que llegara a la Plaza de Bolívar tras 46 días de una caminata que emprendieron en Sandoná, el pueblo del maestro y su familia en el departamento de Nariño.

El caminante completó su meta con una comitiva de 39 personas, quienes recibieron la autorización del alcalde Luis Eduardo Garzón, para que acampen en la Plaza de Bolívar.

En la misma reunión, el presidente de la CEC ratificó la necesidad de que en esta crisis se dé preferencia a "lo humanitario sobre cualquier tipo de consideración política".

El jerarca católico también reiteró la voluntad de la Iglesia de seguir con el acompañamiento a la lucha por la libertad que libran los familiares de los rehenes.