Escuche ahora

Música de hoy y siempre

Con Eduardo Peña


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Con lobby político y viaje de placer se consiguió ampliar la concesión de Triple A

Así fue la versión de Edmundo Rodríguez ante un fiscal en España.

Edmundo Rodríguez se refirió al proceso de la ampliación de la concesión de la empresa Triple A de Barranquilla. Foto: Getty Images

La W tuvo acceso a las declaraciones de Edmundo Rodríguez, ex presidente de Inassa, ante un fiscal en España. En la audiencia, Rodríguez se refiere al proceso de extensión de la concesión de la empresa Triple A de Barranquilla, la cual fue ampliada por 20 años más a pesar de que faltaban trece  años para que esta culminara.

En su testimonio, Rodríguez asegura que la Alcaldía de Barranquilla había decidido en ese entonces cancelar la concesión y que, debido a esto, habría propuesto la visita a la ciudad de Cartagena de Ignacio González (ex presidente de la Comunidad de Madrid) y sus colaboradores.

Triple A tenía una concesión y la Alcaldía de Barranquilla había decidido cancelarla (…) había decidido quitar lo que quedaba de los trece años, había muchos actos hostiles. Yo tuve miedo de perder aquello y lo comuniqué al gerente de Canal, quien era Idelfonso de Miguel. Él, obviamente, lo habló con el presidente que era González”, advierte Rodríguez.

Además, agrega: “Yo, en paralelo, había estado haciendo gestiones para tratar de bajar el tono de la expropiación que nos querían aplicar. Había hablado con mucha gente, varios ministros, con el ex presidente Álvaro Uribe y otros políticos colombianos. Propuse una visita del presidente de Canal –que era vicepresidente de la Comunidad de Madrid– a Uribe, para explicarles que era una empresa sólida, que no éramos unos aventureros, que le viera cara y los ojos a aquello, y ese viaje lo organicé yo en el mes de agosto”.

El expresidente de Inassa también ofreció detalles del viaje a la Ciudad Amurallada, ante lo que declaró que el único “pecado” que cometió fue que los dirigentes tenían “citas” el lunes pero habrían volado un sábado. También señaló que fueron recibidos por Álvaro Uribe Vélez y, además, se refirió al pedido que le hicieron.

“El domingo por la mañana nos trajeron e íbamos a dar un paseo por el mar. Nos trajeron unas bolsas blancas, las bolsas blancas famosas del espionaje este, pero lo que contenían era  merchandising de la empresa. No se pide eso (ampliar la concesión) en aquel momento, nosotros tenemos esta concesión, estamos explotando y queremos seguir. Este fue el mensaje que se le dio: ayúdennos, presidente, a convencer al alcalde de que no nos la quite”, relata Rodríguez.

Al ser cuestionado Rodríguez acerca de si durante el viaje se había entrevistado con el alcalde de Barranquilla, Alejandro Char y sobre si a este se le habría ofrecido dinero, declaró no estar seguro, ya que las relaciones en ese momento con la Alcaldía no eran muy buenas

“El alcalde de Barranquilla es un señor que tiene miles de millones de dólares, es dueño de cadenas de supermercados”, precisó.

Asegura, que el tema de la concesión se resolvió haciendo “lobby político” con el presidente de la República, además de ministros. Además, el encargado para hacer la conexión era el ex gerente de la Triple A, Ramón Navarro: “Las puertas, normalmente hacia determinados altos cargos, el que me las abría era él. Era quien los conocía, yo no los conocía de nada, si yo necesitaba ver al ministro el que me organizaba la cita era a él”, precisó.

Rodríguez declaró que si bien el presidente no tenía potestad sobre el alcalde, por lo que eran dos fuerzas políticas distintas, no podía imponer a este en nada. Sin embargo, al final lograron apaciguar aquello:

“Posteriormente, se inició un proceso en el que finalmente ganamos, o ganó la Triple A y se negoció con el Distrito un cambio en la concesión que era satisfactorio para ambas partes: por un lado, se amplió la concesión, que era un objetivo para darle más valor a la empresa. Por otro lado, se le empezaron a pagar unas regalías importantes al Distrito, cosa que antes no se hacía. Pasó de ser una concesión menos onerosa a ser una concesión en la que se pagaba, este fue el trato”, concluyó Edmundo Rodríguez, ex presidente de Inassa.