Escuche ahora

La W

con Julio Sánchez Cristo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Cruz Roja dice que víctimas civiles son casi 'invisibles' en zonas rurales

El desplazamiento del conflicto armado hacia zonas rurales ha hecho que las víctimas civiles se hayan convertido en "casi invisibles", a pesar de que los combates se han recrudecido de cara a las elecciones presidenciales, denunció el Comité Internacional de la Cruz Roja.

El desplazamiento del conflicto armado hacia zonas rurales ha hecho que las víctimas civiles se hayan convertido en "casi invisibles", a pesar de que los combates se han recrudecido de cara a las elecciones presidenciales, denunció el Comité Internacional de la Cruz Roja.

Su delegado en Colombia, Christophe Beney, dijo en conferencia de prensa que actualmente las áreas más afectadas del país por el conflicto armado se encuentran en el sur y en la costa pacífica, lejos de los centros urbanos, y donde viven comunidades indígenas y afrocolombianos.

"Bajo amenazas de muerte, se fuerza a la población a huir", remarcó el responsable de la delegación colombiana de la Cruz Roja, quien agregó que también se cometen asesinatos, se hiere a personas, y se perpetran actos de violencia sexual.

"Y lo peor es que estas tragedias no salen a la luz pública", lamentó Beney.

Los delegados de la Cruz Roja registraron en 2009 unas 800 violaciones del Derecho Internacional Humanitario, entre los que se incluyeron 28 casos de homicidios.

Para Beney, las violaciones "más preocupantes" son las ejecuciones de los "falsos positivos", como se conoce en Colombia al asesinato de civiles por militares que los presentan como guerrilleros muertos en combate para mostrar resultados ante sus superiores y obtener beneficios.

También denunció el reclutamiento de menores por los grupos armados, lo que explicó, en parte, por el subdesarrollo, que lleva a que los más jóvenes no tengan "muchas más alternativas" que unirse a estos grupos para subsistir.

El número de desplazados en Colombia, según esta organización, ha continuado en ascenso en los últimos años hasta situarse en los 3,3 millones de personas, lo que representa una de las cifras más elevadas del mundo.