Escuche ahora

Boogie Nights

Programación W


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Día mundial de riñón: la enfermedad renal un flagelo para el mundo y para Colombia

Todo lo que tiene que saber sobre el riñón, sus cuidados, sus enfermedades, los trasplantes, las donaciones y cómo se están salvando vidas en Colombia

Día mundial de riñón: la enfermedad renal un flagelo para el mundo y para Colombia. Foto: Getty Images

¿Cuál es la situación de la enfermedad renal crónica en el mundo?

850 MILLONES DE PERSONAS EN TODO EL MUNDO padecen enfermedades renales por diversas causas.

Pero el problema no es solamente la cronicidad, los sistemas de salud han perdido de vista la importancia de la lesión renal aguda (LRA), que implica una  reducción abrupta de la función renal por causas en su mayoría prevenibles, como por ejemplo,   la deshidratación, la falta de acceso al agua potable, la enfermedad diarreica aguda y  las infecciones.  La lesión renal aguda se considera entonces un importante factor de riesgo para ERC, afecta a más de 13 millones de personas en todo el mundo, lo lamentable, es que el 85% de estos casos suceden en países de ingresos bajos y medios. Se estima que alrededor de 1.7 millones de personas mueren anualmente debido a lesión renal aguda.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, el estudio de carga global  de enfermedad del 2015 estimo que 1.2 millones de personas murieron por insuficiencia renal, un aumento del 32% comparado con el  2005.   Pero las limitaciones de acceso y equidad en los servicios, generaron para el 2010,  un reporte alarmante, pues entre 2.3 y 7.1 millones de personas con enfermedad renal en etapa terminal murieron sin acceso a diálisis crónica, además, cada año, se cree que alrededor de 1.7 millones de personas mueren a causa de una lesión renal aguda. Con tal panorama general, se estima que entre 5 y 10 millones de personas mueren anualmente por enfermedad renal

Tanto la enfermedad renal crónica y la aguda son factores de riesgo muy importantes y contribuyen a incrementar la mortalidad de personas con enfermedades cardiovasculares, diabetes, hipertensión, obesidad, así como infecciones por VIH, malaria, tuberculosis y hepatitis.

En los niños la enfermedad renal crónica y aguda genera alto riesgo de mortalidad y cuando NO se detecta de manera temprana y se maneja adecuadamente en la infancia y como es obvio, las limitaciones de cuidado en la infancia genera adultos enfermos y adultos mayores discapacitados, limitados y con un gran impacto en su calidad de vida, generando por lo tanto un consumo inmenso de recursos que afectan la sostenibilidad del sistema de salud

En 2010, 2,62 millones de personas recibieron diálisis en todo el mundo y se proyectó que para el 2030  la necesidad de diálisis se duplicaría, lo cual aunado al requerimiento de recursos para el manejo de complicaciones, impactan de manera determinante la sostenibilidad de los sistemas de salud en el mundo, generando una tremenda carga económica.

Se sabe que los países de ingresos altos generalmente gastan más del 2 al 3% de su presupuesto anual de atención de salud en el tratamiento de la enfermedad renal en etapa terminal, aunque los que reciben dicho tratamiento representan menos del 0,03% de la población total. A nivel mundial, el costo total del tratamiento de las formas más leves de la enfermedad renal crónica parece ser mucho mayor que el costo total del tratamiento Enfermedad renal terminal. En 2015, en los Estados Unidos de América, por ejemplo, los gastos de Medicare en enfermedades renales crónicas  correspondieron a 64 mil millones en comparación con la mitad, es decir 34 mil millones de dólares derivados para el manejo de enfermedad renal crónica en fase terminal

¿Y cuál es el panorama de la Enfermedad Renal en Colombia?

En Colombia, según reportes de la Cuenta de Alto Costo, en el 2017 se registraron datos de 4.124.668 millones de personas con enfermedad renal crónica o alguna de sus enfermedades precursoras como diabetes e hipertensión, de las cuales fallecieron aproximadamente 79.000 mil personas, lo que representa un incremento del 45 % con respecto al 2016, aunque se documenta un importante subregistro, solo se identificaron las causas de muerte en el 35% de los pacientes, sin embargo de los datos disponibles, más del 90% de las muertes sucedieron en personas con hipertensión arterial, diabetes, la mayoría estuvieron relacionadas por complicaciones cardiovasculares, infecciones o cáncer.

De estas 4 millones de personas,  el 34 %,, es decir 1,406.364 millones de personas tenían diagnostico confirmado de enfermedad renal crónica, es decir un incremento de 6,6 % con respecto al 2016.

Pero el problema no es solamente los casos confirmados, el verdadero radica en el n 25% (1.042.239)  de las personas reportadas que no han sido estudiadas para ERC y 439.076 personas (11%) que no tienen diagnostico confirmado, lo cual se convierte en una alarma, porque a pesar de los importantes avances y logros del sistema de salud Colombiano, existe una necesidad de fortalecer los esfuerzos  para garantizar los recursos técnicos y logísticos que permitan un diagnóstico oportuno, y por parte de  los servicios y  equipos de atención a implementar modelos de cuidado centrados en las necesidades de las personas,  utilizando de manera racional la evidencia científica en la toma de decisiones argumentadas y con soporte que conlleven a hacer identificación temprana, que permita implementar medidas de manejo, prevención, promoción y mantenimiento de la salud  con el fin de cambiar la historia natural de la enfermedad. 

Para el 2017, se idenficaron 37.409 casos en la fase más avanzada de la enfermedad, es decir ERC estadio5 ,  de las cuales 34.613 están en terapia de reemplazo renal, pero lo mas relevante es que 2.536.885 millones de personas  tienen riesgo de enfermedad renal crónica, con el agravante que el 40%  es decir un poco mas del millón de personas tienen entre  35 y 59 años, la fuerza productiva que desarrolla al país. Pero cuando hablamos de los pacientes en seguimiento con hipertensión, diabetes y enfermedad renal crónica , se sabe que en conjunto  menos del 50% de las personas logran las metas de control de sus niveles de glicemia, colesterol, tan solo el 70% tienen controlada la TA y menos del 30% están en un peso adecuado, situación que se convierte en otra alarma para el sistema de salud y todos los actores implicados, incluyendo los ciudadanos, obligando a reforzar los esfuerzos para estandarizar de manera pragmática la práctica clínica, así como las estrategias de educación, alfabetización y comunicación  para lograr un cuidado centrado en las necesidades de las personas que permita identificar de manera oportuna aquellas en riesgo o con enfermedad temprana, con el fin de establecer medidas de intervención que permitan retrasar la progresión, las complicaciones, en un verdadero trabajo colaborativo que empodere a las personas, familias y comunidades.

Pero a pesar de los invaluables esfuerzos del sistema de salud por fortalecer la gestión de enfermedad, a la fecha no se ha logrado trabajar de manera mancomunada para ofertar a las personas en estadios avanzados el trasplante renal como la mejor terapia posible, la cual ha demostrado con evidencia científica, mejorar la calidad de vida, los desenlaces que importan a las personas y al sistema de salud, asi como su impacto en costo-efectividad con respecto a la diálisis. Para el 2017 de las 34.613 personas vivas y activas en terapia de reemplazo renal, tan solo el 19% eran trasplantadas en decir 6827 personas. Es así como el 80% de las personas están en diálisis, de las cuales cerca de 13 mil personas están en el grupo altamente productivo del país, siendo parte del motor de desarrollo, personas  entre 15 y 59, lo cual debe generar un compromiso de los actores del sistema, la academia, los servicios de salud para estandarizar la practica del trasplante como una opción equitativa, optimizando de manera sistemática los programas de trasplante vivo y animando a las familias en este compromiso.

¿Qué está pasando con la actividad trasplantadora y con la donación en Colombia ?

De acuerdo al informe del Instituto Nacional de Salud, para el  2018 hubo 404 donantes efectivos o  reales, es decir aquellos de los por lo menos se  extrajo un órgano, con una importante reducción del 7,5 por ciento con respecto al  2017, año en el cual se reportaron  437 donantes.

La tasa nacional de donación se ubica todavía en un nivel muy bajo comparativamente con países de Latinoamérica o Europa, es decir, ocho donantes por cada millón de habitantes, la cual está muy alejada de países como Argentina que tiene una tasa de 13,4, o España con una tasa de 48 por millón de habitantes, muy por encima de Estados Unidos con una tasa de 31 o Francia por ejemplo con 29, lo que la convierte en líder mundial.  Estas cifras del país obedecen a una cadena de problemas complejos que afectan los procesos de  donación, recuperación de órganos y trasplantes, que van desde  el bajo nivel de capacitación de los equipos de salud, la limitada estandarización de la practica basada en la evidencia y limitados recursos que garanticen la  notificación de posibles donantes desde los servicios de urgencias, cuidado critico y el compromiso de la red generadora, falencias en los procesos de coordinación y rescate, intereses fragmentados de los actores del sistema y de los grupos de trasplante, falta de trasparencia y confianza, entre otros.

La actividad trasplantadora por su parte también se vio afectada, con una reducción de 15,5 % en la actividad trasplantadora, de 1315 trasplantes en 2017 a 1.110 en 2018: 829 riñones, 208 hígados, 56 corazones y 17 pulmones, lo cual sigue siendo muy baja por ejemplo en comparación con España donde para el mismo periodo se registraron 2241 donaciones, que aportaron para la realización de 5.316 trasplantes de órganos sólidos (riñón, corazón, pulmón, páncreas, hígado e intestino), lo que supone una tasa de 114 por millón, también récord mundial, lo que implica que el sistema permite no solo fortalecer la donación y captación de órganos sino dar valor al esfuerzo y de manera eficiente ofrecer la oportunidad  de vida a los ciudadanos que esperan un órgano, máxima eficiencia, casi tres trasplantes por donante efectivo.

2.822 personas están en la lista de espera para un trasplante con la ilusión de mejorar su calidad de vida y funcionalidad. La mayoría esperan un riñón, 2.595 personas, 168 un hígado, 22  un corazón, 35 un pulmón  y 2 el intestino.

Pero hay buenas noticias, para el cierre de 2018, 11.865 personas firmaron voluntades positivas para donar sus órganos, esto quiere decir 67% más que en el 2017. 174 ciudadanos manifestaron sus  voluntades negativas de donación, 78 por ciento menos que en el 2017.

Estos datos aparecen como un marco de reflexión, cuando estamos cumpliendo el segundo aniversario de la entrada en vigor de la ley 1805, que convirtió en donantes de órganos y tejidos a todos los colombianos que no expresen en vida su negativa a serlo y que prometía con vigor y eficiencia reducir la lista de quienes esperan un trasplante para vivir. Asi las cosas, es nuevamente un llamado a integrar de manera decidida una metodología de resolución de problemas complejos en salud que permita abordar con decisión soluciones efectivas y verificables que se vean reflejadas en políticas publicas consistentes y centradas en las necesidades de los ciudadanos y que garantice transparencia y confianza de todos los actores del sistema, impactando  en cada uno de las fases de atención, desde el fortalecimiento de los sistemas de urgencias, cuidado crítico y red de instituciones generadoras para garantizar los recursos que permitan alertas tempranas y mantenimiento óptimo de donantes, hasta el compromiso de los expertos para garantizar una práctica en trasplante ética, sustentada en la evidencia científica y de alto nivel de excelencia.

RECUERDE QUE UN SOLO DONANTE PUEDE CAMBIAR LA VIDA DE 55 PERSONAS

¿Cuál es la función de los riñones en el organismo? ¿Por qué la importancia de mantenerlo sano?

Los riñones son muy importantes porque hacen parte de una gran orquesta que es el cuerpo humano, sin ellos la orquesta no sería realmente virtuosa¡¡

No podemos pensar en los riñones como órganos aislados, porque las personas son más que órganos, células o moléculas, su salud y bienestar depende de una única partitura que garantiza una perfecta y diamantina armonía de todas sus funciones y capacidades para pensar, sentir, actuar y responder a los desafíos de la vida, incluyendo la enfermedad. Si lo analizamos de esa manera, comprenderemos que saber de los riñones, nos obliga a entenderlo en virtud de su responsabilidad como parte  de una gran orquesta cuyo objetivo es la obra maestra de la  salud y bienestar para todos en todas partes del mundo¡¡

Nuestros riñones son órganos maravillosos, tienen el tamaño de un puño y la forma de un frijol, se encuentran en lo profundo del abdomen, debajo de la caja torácica y hacia la región de la espalda.

Cada uno de los riñones está conformado por mas de un millón de estructuras diminutas llamadas nefronas y cada nefrona tiene un glomérulo que es el filtro más eficiente que tenemos, se encarga de filtrar cerca de 180 litros de plasma al dia, lo cual permite la eliminación de los productos de desecho y del exceso de líquido que contiene la sangre.

Los riñones funcionan en cierto modo como un sistema de recogida y eliminación de residuos. Nuestros cuerpos no pueden utilizar todo lo que comemos y bebemos, por lo tanto se producen diariamente residuos que circulan por la sangre, junto con otros productos de desecho que fabrica nuestro organismo de forma natural. Nuestros riñones filtran la sangre y eliminan a través de la orina  los productos de desecho y el exceso de líquido que se acumulan en el organismo.

Los riñones también ayudan a controlar su presión arterial, a producir glóbulos rojos, a controlar el equilibrio del agua, los electrolitos como sodio, potasio, la acidez de la sangre y mantener sus huesos sanos.

¿Qué hábitos son fundamentales para cuidar y mantener sanos nuestros riñones?

Para que la orquesta del ser humano toque el mejor de los conciertos para la vida.

  1. NO TE QUEDES QUIETO… LA ACTIVIDAD FISICA ES LA CLAVE¡¡

Mantenerse en forma, el ejercicio y el movimiento da vida y salud a tu orquesta, reduce los riesgos de complicaciones y de mortalidad

Existe suficiente evidencia científica que demuestra que

  • Existe una fuerte evidencia científica respecto a los beneficios de la actividad física que indican que el ejercicio vigoroso sistemático y continuo, entre 150 a 300 minutos a la semana, tiene impacto no solo en la reducción de riesgo de enfermedad renal, sino que retrasa su progresión, así como le reducción del riesgo de las enfermedades precursoras como la diabetes, la hipertensión arterial, además de enfermedades cardiovasculares. Impacta en el control de la tensión arterial, mejora los niveles de glicemia,  la sensibilidad a la insulina, el desempeño cardiovascular, el riesgo de otras condiciones como demencia y   la mejora de la función cognitiva.
  • Reduce el riesgo de cáncer de mama, vejiga, endometrio, esófago, riñón, pulmón y estómago.
  • La actividad regular tiene beneficios en la calidad de vida y en los resultados que importan a las personas, como calidad del sueño, sentirse mejor para  realizar las tareas diarias con mayor facilidad.
  • Mejora  los procesos en el cerebro que permiten optimizar las funciones ejecutivas,  la capacidad  para planificar y organizar, el autocontrol e inhibir o facilitar los comportamientos, iniciar tareas y controlar las emociones.
  • La actividad física también mejora otros componentes de la cognición, incluida la memoria, procesamiento y velocidad del pensamiento,   atención y rendimiento académico.
  • La actividad física regular reduce el riesgo de depresión clínica y su  control cuando esta aparece aunada al resto de intervenciones
  •  La actividad física regular reduce los síntomas de ansiedad tanto de manera crónica como episódica.
  • En los adultos mayores mejora la funcionalidad, reduce el cansancio excesivo, aumenta la energía para las actividades de la vida diaria, reduce el riesgo de caídas y lesiones relacionadas con caídas, sino también, contribuye a su capacidad para mantener la independencia. 
  1. PILAS CON EL AZUCAR…. ES RICO PERO MATA

No consumas azúcar

Debes mantener un control regular de tu nivel de azúcar en la sangre.

Alrededor de la mitad de las personas que tienen diabetes desarrollan daño renal, por lo tanto, es importante que las personas con diabetes se realicen exámenes regularmente para verificar sus función renal.

El daño renal causado por la diabetes se puede reducir o prevenir si se detecta a tiempo. Es tu responsabilidad estar enterado ¡¡

  1. CONTROLA TU PRESION ARTERIAL

 

Aunque muchas personas pueden estar conscientes de que la presión arterial alta puede provocar un accidente cerebrovascular o un ataque al corazón, pocos saben que también es la causa más común de daño renal.

Recuerda que en la medida que avance la edad tenemos más riesgo de hipertensión arterial, diabetes, colesterol alto y las enfermedades cardiovasculares, que son factores de riesgo para enfermedad renal y a su vez la enfermedad renal es un factor de riesgo potente para generar enfermedad cardiovascular e infarto que incluso puede comprometer la vida.

En general estas enfermedades no dan muchos síntomas y se manifiestan tardíamente, por lo tanto es tu responsabilidad conocer tu riesgo, adoptar hábitos de vida saludable y trabajar en equipo con tu médico para cuidar tu salud. Debes conocer las metas

Debes tener en cuenta

El primer objetivo del tratamiento deber ser reducir la PA < 140/90 mmHg, si el tratamiento es bien tolerado, se debe intentar alcanzar cifras < 130/80 mmHg en la mayoría de los pacientes de menos de 65 años. Y en los mayores de 56 se recomienda reducir la Presión arterial sistólica (la mayor) a cifras entre 130 y 140 mmHg, siempre que el tratamiento sea bien tolerado por las personas.

  1. COMER SANO Y MANTENER EL PESO ES UNA CLAVE

Esto puede ayudar a prevenir la diabetes, enfermedades del corazón y enfermedad renal crónica y un sinnúmero de molestias mas.

Reduce tu ingesta de sal. La ingesta recomendada de sodio es de 5 a 6 gramos de sal por día (alrededor de una cucharadita). Para reducir su consumo de sal, intente limitar la cantidad de alimentos procesados ​​y de restaurante y no agregue sal a los alimentos. Será más fácil controlar su ingesta si usted mismo prepara los alimentos con ingredientes frescos.

  1. MANTENER UNA INGESTA DE LÍQUIDOS SALUDABLE.

El consumo de agua ayuda a los riñones a eliminar el sodio, la urea y las toxinas del cuerpo, lo que, a su vez, da como resultado un "riesgo significativamente menor" de desarrollar una enfermedad renal crónica.

Existe suficiente evidencia científica que demuestra que la ingesta de 1,5 a 2 litros de agua, de manera pausada y moderada a través de todo el dia reduce el riesgo de ERC.

Los investigadores, no abogan por la "carga agresiva de líquidos", que puede causar efectos secundarios.  Es importante tener en cuenta que el nivel adecuado de ingesta de líquidos para cualquier persona depende de muchos factores, como el sexo, el ejercicio, la actividad diaria, tipo de trabajo,  las condiciones de salud, el embarazo y la lactancia o el inclemente calentamiento global.

No olvides que las personas que ya han tenido un cálculo renal deben consumir de 2 a 3 litros de agua diariamente para disminuir el riesgo de formación de nuevos cálculos.

  1. FUMAR TAMBIEN AFECTA LOS RIÑONES

 

Fumar frena el flujo de sangre a los riñones. Cuando menos sangre llega a los riñones, afecta su capacidad para funcionar correctamente.

Fumar también aumenta el riesgo de cáncer de riñón en aproximadamente un 50 por ciento.

  1. NO SE AUTOMEDIQUE

 

Esto es muy importante, el consumo de los antiinflamatorios no esteroideos como el ibuprofeno, diclofenaco, naproxeno, ketoprofeno, o aun las modernas moléculas inhibidoras de COX-2 se asocian a daño renal si se toman regularmente y sin control por un médico.

Es probable que dichos medicamentos no representen un peligro significativo si sus riñones están relativamente sanos y los usa solo para emergencias, pero si no conoces  tu función renal puedes tener el riesgo de lesión renal aguda.

¿Qué es la enfermedad renal crónica?

La enfermedad renal crónica es una afección que indica que los riñones han reducido de manera significativa su función y están dañados.

Los riñones dañados no pueden mantener la salud de tu cuerpo

No pueden filtrar la sangre lo suficientemente bien, y no pueden hacer sus otros trabajos tan bien como deberían, como producir globulos rojos, mantener la salud de los huesos o un adecuado balance de agua y electrolitos

La enfermedad renal no se produce de un día para otro. Se genera lentamente, y en estadios. La mayoría de las personas en los primeros estadios de la enfermedad no presentan síntomas. Es posible que ni siquiera sepan que algo anda mal. Pero si se la detecta y se la trata, la enfermedad renal con frecuencia puede retrasarse o detenerse.

Si la enfermedad renal empeora, es posible que se acumulen desechos en niveles altos en la sangre y esto produzca malestar general. Es posible que tenga otros problemas como presión arterial alta, un recuento bajo de glóbulos rojos (anemia), debilidad ósea, mala nutrición y daño nervioso. También tendrá una mayor posibilidad de tener enfermedad cardíaca y de los vasos sanguíneos.

Si la enfermedad continúa empeorando, puede producir insuficiencia renal, que es el estadio mas avanzado de la enfermedad, esto significa que los riñones ya no trabajan lo suficientemente bien como para mantenerlo vivo, y usted necesita un tratamiento como diálisis o un trasplante de riñón.

¿Qué causa la enfermedad renal?

Las dos causas más comunes de enfermedad renal son la diabetes y la hipertensión arterial

Diabetes: se produce cuando el nivel de azúcar en la sangre es demasiado alto lo que altera la función de células, órganos y vasos sanguíneos, afectando por ejemplo el cerebro, el corazón, los ojos, los nervios y el riñon, generando lo que se ha llamado nefropatía diabética

La Presión arterial alta: se produce cuando la presión de la sangre contra las paredes de los vasos sanguíneos es demasiado alta, por lo tanto va dañando los vasos sanguíneos de todo el organismo, puede dañar el riñon, generar infartos o accidentes cerebrovasculares.

Otras enfermedades pueden también dañar los riñones, tales como:

Las Glomerulonefritis, es la inflamación de los glomérulos, las unidades mas pequeñas del riñon, donde ocurre la filtración de los desechos del cuerpo, si se deterioran afectaran la función final del riñon.

Las Enfermedades hereditarias: como la enfermedad renal poliquística, que produce la formación de quistes en los riñones e incluso en otros órganos como el hígado y también aneurismas en el cerebro.

Lupus y otras enfermedades que afectan el sistema inmunitario del cuerpo.

Las obstrucciones causadas por problemas el  uréteres  como cálculos, malformaciones, u otras situaciones como tumores de riñon, vejiga o el  agrandamiento de la glándula prostática en los hombres.

Las infecciones urinarias repetidas afectan la vejiga y los riñones hasta dañarlos

Y el ambiente también contribuye ¿?

Pero también tenemos que tener en cuenta que en paises de ingresos medios y bajos, existe un  incremento notorio  de un  tipo especial de ERC  epidémica que afecta a gente muy joven que no tienen ninguna enfermedad precursora como las que hemos mencionado y los puede llevar a la muerte, la cual ha estado asociada al uso de pesticidas, metales pesados, agua dura y glifosato, el cual esta frente al debate nacional en este momento.

 Ademas de la evidencia publicada por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) que ha evaluado la carcinogenicidad de insecticidas,  herbicidas organofosforados y  glifosato, se sabe su asociación no solo con cancer, alteraciones genéticas, abortos, salud infantil, afectaciones de la piel, sino enfermedad renal crónica al facilitar el transporte de metales pesados como el arsénico y el cadmio a los riñones.

La actual epidemia de enfermedad renal crónica, el principal problema de salud en las áreas de cultivo de arroz en Sri Lanka y en zonas de centroamerica  ha sido objeto de muchos debates científicos y políticos durante la última década. Aunque no hay acuerdo entre los científicos sobre la etiología de la enfermedad, la mayoría de ellos ha llegado a la conclusión de que se trata de una nefropatía tóxica. Se ha observado una fuerte asociación entre el consumo de agua dura y la aparición de esta enfermedad renal especial, pero la relación no se ha explicado de manera consistente. Sin embargo varios investigadores han encontrado  asociación con el  uso de glifosato, el herbicida más utilizado en el área endémica de la enfermedad, suspropiedades quelantes de metales hacen plausible la asociación con las lesiones renales observadas, además, puede explicar epidemias similares de enfermedad renal observadas en Andra Pradesh (India) y América Central. Aunque el glifosato solo no causa una epidemia de enfermedad renal crónica, parece haber adquirido la capacidad de destruir los tejidos renales de miles de agricultores cuando forma complejos con un factor geoambiental localizado (dureza) y metales nefrotóxicos.

La nefropatía agrícola de Sri Lanka (SAN) también se conoce como enfermedad renal crónica de etiología desconocida (CKDu, por sus siglas en inglés) o enfermedad renal crónica por causas no tradicionales (CKDnT). Esta es una nueva forma de enfermedad renal crónica que se ha identificado entre los agricultores de arroz en la zona seca de Sri Lanka, especialmente en la Provincia Centro Norte (PNC).  Los pacientes con SAN no tienen los factores de riesgo conocidos comúnmente para la enfermedad renal crónica como diabetes, hipertensión, glomerulopatías o cálculos renales.. Muchas víctimas de SAN no son conscientes de estar enfermas hasta las etapas avanzadas de la enfermedad. La distribución geográfica observada de la enfermedad y las características socioeconómicas asociadas sugieren una etiología ambiental y ocupacional. Varios estudios epidemiológicos en la zona demostraron  que Los agroquímicos, los metales pesados y glifosato ​​ingeridos y absorbidos por varias rutas pueden acumularse en el cuerpo de los habitantes que viven en el área endémica y se excretan excesivamente en la orina. Múltiples metales pesados ​​y agroquímicos como el glifosato y sus residuos que actúan de forma sinérgica pueden desempeñar un papel en la patogénesis de la SAN.

Un tema que ha llamado la atención de la comunidad medica es que el premio a la libertad científica por el descubrimiento del papel del glifosato en la enfermedad renal crónica otorgado a dos importantes investigadores fue anulado dos días después de haber sido anunciado

Desde 1980, la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS), la sociedad científica más grande del mundo y editora de varias revistas, incluida Science, ha presentado un premio anual a la libertad y responsabilidad científica a "científicos, ingenieros o sus organizaciones, cuyos ejemplares acciones han demostrado libertad y responsabilidad científica en circunstancias difíciles ". Como se explica en el sitio web de la AAAS:

"Los tipos de acciones que merecen este premio incluyen actuar para proteger la salud, la seguridad o el bienestar del público; centrar la atención pública en los impactos potenciales importantes de la ciencia y la tecnología en la sociedad mediante su participación responsable en los debates de políticas públicas; las responsabilidades sociales de los científicos, ingenieros o en la defensa de la libertad profesional de los científicos e ingenieros.

"Algunos premiados han arriesgado su libertad e incluso la seguridad física por sus acciones, mientras que otros han sido honrados por su defensa y su liderazgo".

El anuncio decía lo siguiente:

Ganadores del Premio 2019

Este año, la AAAS fue programada para presentar el premio de Libertad y Responsabilidad Científica a dos investigadores de salud humana que han publicado artículos que relacionan la exposición al glifosato con la enfermedad renal crónica de etiología desconocida (CKDu) en agricultores de Sri Lanka:

La Dra. Sarath Gunatilake, profesora de ciencias de la salud en la Universidad de California, cuyas áreas de especialización incluyen investigación en salud ocupacional y ambiental.

Channa Jayasumana, Ph.D., miembro de la facultad de Medicina y Ciencias Afines de la Universidad Rajarata de Sri Lanka, que lleva a cabo investigaciones en nefrotóxicos (toxinas renales) y las causas y los tratamientos para la enfermedad renal crónica.

Su artículo "Glifosato, agua dura y metales nefrotóxicos: ¿son los culpables de la epidemia de enfermedad renal crónica de etiología desconocida en Sri Lanka?" se publicó en 2014, seguido de "La exposición simultánea a múltiples metales pesados ​​y glifosato puede contribuir a la nefropatía agrícola de Sri Lanka"y "Beber agua de pozo y la exposición ocupacional a herbicidas está asociada con la enfermedad renal crónica en Padavi-Sri Pura, Sri Lanka Lanka, "  en 2015.

En el tercer documento listado, el equipo encontró que las personas que bebían agua de los pozos donde las concentraciones de glifosato y metales pesados ​​eran mas altas tenían un riesgo cinco veces mayor de CKDu.

Los ganadores de los premios son críticos abiertos del glifosato

Tanto Gunatilake como Jayasumana han adoptado previamente una postura firme contra los herbicidas a base de glifosato, destacando los peligros de los adyuvantes herbicidas. En un artículo del Daily Mirror de 2018, Gunatilake observó que los adyuvantes añadidos a los herbicidas a base de glifosato "son 1.000 veces más tóxicos que el glifosato en sí". Continuó diciendo:

"El punto que trato de plantear es que el glifosato sin adyuvantes no es muy útil. Por lo tanto, los fabricantes han agregado estos químicos tóxicos al glifosato y nadie habla de ellos. Durante los últimos 25 años, la industria de los pesticidas nos engañó al referirnos. sólo para glifosato y no para los adyuvantes o aditivos incluidos en estos herbicidas ".

Jessica Wyndham, directora del Programa de Responsabilidad Científica, Derechos Humanos y Derecho de la AAAS, dijo:

"Para corregir un error cuando están en juego importantes intereses financieros y el desequilibrio de poder entre la industria y el individuo, se necesita la combinación única de rigor científico, persistencia profesional y aceptación del riesgo personal demostrada por los dos científicos reconocidos por el premio de este año".

¿Que son los síntomas de la enfermedad renal?

La mayoría de las personas con enfermedad renal temprana no tienen síntomas, porque es una enfermdad silente y sigilosa, cuando aparecen molestias usualmente ya se ha reducido por lo menos un 50% de la función renal

Usualmente las personas manifiestan síntomas muy difusos, que también pueden ser causados por otras situaciones

Cansancio o falta de aliento

Dificultad para pensar claramente, para dormir adecuadamente     

Falta de apetito

Inflamación por retención de líquidos, con bolsas alrededor de los ojos, inflamación de los pies o tobillos por ejemplo, y cuando avanza, puede afectar la respiración por acumulo de agua en los pulmones.

Calambres por la noche