Escuche ahora

La W

con Julio Sánchez Cristo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

¿Es conveniente para Colombia volver a las fumigaciones aéreas con glifosato?

En Partida W del 07 de marzo, el ambientalista Camilo Prieto y el analista Rafael Nieto debatieron sobre el uso de glifosato en los cultivos ilícitos en Colombia.

Camilo Prieto y Rafael Nieto. Foto: Partida WCon Juan Pablo Barrientos

La audiencia pública citada por la Corte Constitucional sobre el uso del glifosato puso frente a frente al presidente Iván Duque y a su antecesor Juan Manuel Santos, y fue la oportunidad para que se expusieran dos concepciones frente a la lucha contra las drogas en el país. Además de los funcionarios del Gobierno Nacional, el fiscal general Néstor Humberto Martínez y el exministro de Salud Alejandro Gaviria, aportaron sus visiones sobre este álgido tema.

Ese debate llegó a la mesa de Partida W con el ambientalista Camilo Prieto y el analista Rafael Nieto.

Prieto argumentó que el glifosato, como herramienta para combatir los cultivos ilícitos, ha sido ineficiente y ha condenado a las personas que trabajan en esa actividad a una cadena de violencia y enfermedades asociadas al cáncer. Fue enfático en que Colombia es el único país del mundo que le apuesta a solucionar esa problemática mediante el uso del glifosato. Expresó que el país tiene que abandonar esta técnica porque, según él, no hay evidencia de que funcione y porque se somete a riesgos de salud probados a poblaciones rurales.

Por su parte, Nieto dijo que ninguna solución al problema de los cultivos de uso ilícito es tan eficaz y radical como dicha sustancia, y que por tanto, debe ser retomada para evitar que los pobladores rurales los vean como un gran negocio. Indicó que las alternativas para combatir ese flagelo del narcotráfico son, incluso, peores que el glifosato en materia de vida, salud pública y eficacia. Puntualizó que no es ético que el Estado colombiano haga un esfuerzo económico para intentar resolver el problema a unas personas que se dedican a los narcocultivos y no a los campesinos que trabajan en la legalidad.