Escuche ahora

La W

con Julio Sánchez Cristo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

“Es una adolescente que se enamora de un cura”: el caso Juan Carlos Muriel

Según nuestras fuentes hubo una conciliación por 200 millones de pesos con la familia de la menor.

Juan Carlos Muriel. Foto: Arquidiócesis de Medellín

Muriel es un sacerdote de 53 años, ordenado en 1989. Desde octubre de 2011 es párroco en Santa María de la Paz, en Belén Zafra, comuna 16 de Medellín. También es capellán del Inem José Félix de Restrepo. Previo a su actual parroquia fue párroco de Cristo Sacerdote, en Moravia, donde se habrían presentado los supuestos hechos con una menor de edad. En esta parroquia, el sacerdote estuvo desde junio de 2001 hasta noviembre de 2007.

Dice una fuente cercana a esta investigación y a la parroquia en mención, que la adolescente les dijo a sus compañeritas del colegio que el padre Juan Carlos era su novio, rumor que llegó a la rectora del colegio, quien inmediatamente alertó a las autoridades eclesiásticas. También lo hizo la familia de la menor de edad al poner el caso ante al arzobispo, como lo confirma el padre Muriel.

En un extenso diálogo para esta investigación, sin permitir ser grabado para publicar,  Muriel admitió que sí hubo acusaciones pero que después hubo una retractación: «ellos fueron a la curia y entrecomillas se retractaron». Aseguró el sacerdote que la joven se enamoró de él: «es una adolescente que se enamora de un cura». El caso se presentó en 2007 y al ser cuestionado sobre las supuestas acusaciones, Muriel afirmó: «el chismorreo de la gente fue que la niña se había enamorado de mí, que yo me había excedido».

Confirmó el sacerdote que fue suspendido de la arquidiócesis de Medellín, medida que, según él, está dentro de los parámetros canónicos. Aseguró que siguió ejerciendo su sacerdocio. Lo cierto es que a Muriel Figueroa lo sacaron de la parroquia, le quitaron el cargo de párroco y lo enviaron a vivir  a Nuestra Señora de Belén, donde era párroco Gustavo Grisales. Allí les contó a sus colegas la situación asegurando ser inocente. ¿Estuvo cuatro años sin ejercer como párroco mientras se desarrollaba una investigación, que para él tuvo un desenlace sencillo?

Dijo también el religioso que el caso «no se llevó al Derecho Penal, se manejó al interior de la Iglesia». Insistió en que la familia se retractó «tal vez porque no era la intención de hacerle daño al sacerdote. Hay miradas perversas. No siempre lo ven a uno bueno. Yo seguí mi vida normal, el que nada debe nada teme». Al ser cuestionado por el nombre de la menor, el sacerdote coincidió con el que tiene esta investigación y el cual se reserva para proteger la identidad de la supuesta víctima. Llamó la atención que en alguna parte del diálogo el sacerdote habló de que según la comunidad «él se habría excedido», y la información que se ha recaudado va en esa misma dirección. Aunque no se tiene evidencia sólida del tipo de abuso que habría sufrido la menor, se sabe que su relato ante la curia habría sido fuerte. Al ser cuestionado sobre esto, aseguró el padre que no tuvo acceso a los específicos de la denuncia y no sabe quién la atendió. Afirmó que lo único que le dijo la curia fue: «usted por ahora no va a tener la parroquia, esperemos a que todo se esclarezca».

Según Muriel, en una conversación en la que estuvo muy nervioso, esta situación le ha dejado varias lecciones como la «madurez y el respeto». Reconoce que hay casos de abuso de menores en la Arquidiócesis y, sin atreverse a dar nombres, solo señala que «hay casos muy serios, como el de Elías Lopera».

Finalmente, el padre Muriel Figueroa negó también cualquier tipo de conciliación con la familia de la supuesta víctima. La fuente principal de esta investigación advirtió que la cifra habría alcanzado los 200 millones de pesos y que el conciliador, de nuevo, habría sido monseñor Alfonso Vásquez Benjumea, entonces vicario general de la Arquidiócesis de Medellín. Como en otros casos, el pago habría sido en efectivo y supuestamente siempre lo asumió el sacerdote, no la Arquidiócesis.

En la conversación con el arzobispo de Medellín, monseñor Ricardo Tobón, se tocó el tema del sacerdote señalado. Aquí sus respuestas.