Escuche ahora

La W

con Fernando Bayo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Exprocurador propone decálogo para la renegociación con las Farc

Alejandro Ordóñez dejó claros sus puntos en carta enviada al Presidente Santos y a los expresidentes Pastrana y Uribe.

Alejandro Ordóñez . Foto: (Colrpensa - Luisa González).

En carta enviada al Presidente de la República, Juan Manuel Santos, y a los expresidentes Álvaro Uribe y Andrés Pastrana, el ex procurador General, Alejandro Ordóñez,  propuso un decálogo para la renegociación con los del 'No' del acuerdo de paz con las Farc.

1. Respetar la decisión del pueblo colombiano frente al Acuerdo Final votado en el plebiscito. Dicho acuerdo no se puede cumplir y es inejecutable.

2. Reconocer que en Colombia no hay amigos y enemigos de la paz. Todos los colombianos queremos la paz y debemos trabajar juntos para alcanzarla. Pasemos de la polarización al trabajo compartido respetando la diferencia.

3. Este debe ser un diálogo entre quienes estamos en el marco de la Constitución y tiene como propósito conseguir un Acuerdo Final con las FARC ajustado al mandato dado el pasado 2 de octubre por el pueblo: las razones del ‘No’. 

4. Antes que renegociar cualquier cosa con las FARC debe haber una negociación con la sociedad colombiana. Pongámonos primero de acuerdo quienes estamos dentro de la institucionalidad.

5. No existen inamovibles en el contenido del Acuerdo Final suscrito entre Santos y “Timochenko”. Todo, hasta una coma puede ser revisada o modificada. 

6. Quien tiene la facultad exclusiva de llegar a un Acuerdo con las FARC es el presidente de la República, pero en este momento, teniendo en cuenta el mandato popular, dicha facultad debe ser ejercida para llegar un Acuerdo Final que recoja las preocupaciones de la mayoría expresada en las urnas.

7. Con el fin de asegurar la efectividad del mecanismo de diálogo entre el Gobierno y los voceros del ‘No’, es importante designar países con regímenes democráticos que realicen acompañamiento neutral y sirvan de garantes con objetividad y transparencia. Es una garantía de la seriedad de las conversaciones y del cumplimiento de su resultado. 

8. Mantener el cese bilateral de hostilidades con las FARC hasta tanto se alcance un acuerdo en el corto plazo y no existan amenazas a la seguridad y a los derechos de los colombianos. En ese marco, garantizar plenamente la seguridad a los miembros de esa organización armada ilegal.

9. Mientras se consigue el consenso nacional, no se deben afectar de ningún modo la implementación de los planes y programas sociales necesarios en los territorios para avanzar en la construcción de estado de derecho y paz.

10. El Gobierno tiene que fortalecer la persecución del delito. El proceso de paz no puede seguir siendo una excusa para que el Estado debilite la lucha contra el crimen.