Escuche ahora

Hora 22

Con Eduardo Peña


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Habla Jorge Cárdenas, el amigo entrañable de Belisario Betancur durante 70 años

En diálogo con W Fin de Semana, Cárdenas recuerda al fallecido expresidente Betancur desde los inicios de su carrera política.

Falleció el expresidente de la República, Belisario Betancur. Foto: Agencia EFE

La W habló con Jorge Cárdenas Gutiérrez de su amigo Belisario Betancur por 70 años... de su día a día, los cargos que ocupó, su pasión por la cultura, la toma del Palacio de Justicia y mucho más. 

Los recuerdos con Belisario Betancur

Fueron muchísimos. Ahora todos recordamos los últimos 40 años del doctor Betancur, pero yo lo acompañé 30 años antes de los 40, yo lo conocí desde Medellín, en su grado como abogado… sus primeros años en la vida política de esa ciudad, siendo un intelectual de primer orden. Un director de periódico, periodista famoso, quien había formado un equipo muy grandes desde la Universidad Pontificia Bolivariana, donde se había educado.

Belisario llegó a la Bolivariana después de haber estado en el Seminario de Yarumal durante tres o cuatro años. Fue líder, formó un equipo intelectual con Jaime Sanín Echeverri, Otto Morales Benítez y eran personas que, uno de estudiante, escuchaba permanente en sus charlas.

Fue director de un periódico famoso en Medellín, llamado La Defensa, que fue quemado el 9 de abril.

En fin, yo lo conozco de tiempo atrás, el Seminario le dio una gran formación humanista, la conservó a lo largo de toda su vida y, más tarde aquí en Bogotá, como subdirector de El Siglo, como periodista, como político en el Congreso, en La Constituyente de entonces, haciendo parte del batallón suicida que se comprometió en una lucha con el general Rojas.

De manera que la vida es larga alrededor de él, tengo mucha historia, también lo conocí como Ministro de Trabajo con Guillermo León Valencia, luego en sus campañas presidenciales y luego como presidente.

Hemos hablado mucho de su vínculo y apoyo a la paz de Colombia, pero hay que recordar también que fue el gran gestor de la paz en América Central, le dio gran apoyo a los presidentes hasta lograr la paz ahí.

La historia de Belisario es inmensamente rica y siempre vinculada a temas de la cultura. Lo acompañé a muchas fundaciones, le hice la segunda en la creación de dos o tres. Fue una amistad muy intensa, un gran maestro.

Un día normal para él

Él se levantaba a las 3 o 4 de la mañana, estando yo como gerente de la Federación de Cafeteros en Londres, me llamaba a las 7 de la mañana hora Londres, y ahí ya hablamos de una y otra cosa, y comenzaba su jornada. Tenía algo, que no sé si conservó hasta última hora, pero hacia las 2 de la tarde hacia siesta, se recostaba, dormía un rato, y luego volvía para continuar su labor hasta las 8 de la noche.

Eso lo hacía en la Presidencia, lo hacía en el Ministerio, en el Congreso. Tuve la oportunidad de estar muchas veces con él en sus eventos familiares, con su esposa Rosa Helena, luego con Dalita, con su familia, viviamos muy cerca aquí en Bogotá y pasábamos los sábados, los domingos, no reuníamos, salíamos de paseo a La Sabana a almorzar y cosas por el estilo.

Lo que decía de los partidos políticos

 Una tarde con él, conversábamos sobre cómo se perdía la disciplina y se creaban tantos grupos, y evidentemente en eso tenía una preocupación y, aunque no quería intervenir, permanente una persona que se comunicaba con los dirigentes del Partido Conservador, daba sus opiniones y lamentaba que se había perdido la disciplina.

Recordaba los años en los que su liderazgo lo llevaba a convocar grandes manifestaciones del Partido en los pueblos, ciudades, directorios, y eso para él fue un gran cambio y sorpresa en la vida. Siempre dio un mensaje sobre lo  que se debía hacer, hay que recordar que fue tres veces candidato presidencial en campañas muy intensas por toda La República. 

Su parte artística y cultural

Él fue muy amigo de Fernando Botero, fue compañero nuestro, menos que Belisario, somos 7 u 8 años menores que él. Estábamos en bachillerato cuando Belisario ya era líder, ya era importante, y lo escuchábamos. Fernando no era tan cercano a los conservadores, pero sí muy curioso.

Fueron amigos toda una vida. Tuvieron mucha relación cuando Belisario era activo en la vida cultural y política, especialmente cuando estuvo representando el Banco Exterior de España y viajaba con mucha frecuencia a Europa.

Y en la Presidencia, Botero y Betancur hicieron eventos, exposiciones; el maestro Pedro Nel Gómez fue otra de sus debilidades en la pintura. Y más tarde, ya dejando la Presidencia, es cuando decide tomar las clases de pintura, las hizo varias tardes, desde las 2 en adelante. Pintó muy bien, no solo fue poeta y escritor.

La toma del Palacio de Justicia 

Primero hay que recordar que el hermano de su hermano, que fue muy duro, y donde sufrió terriblemente. También la muerte del doctor Lara Bonilla, eso lo afectó mucho y es donde él se compromete con la extradición.

Cuando fue la toma del Palacio de Justicia, yo no hablé con él en esas horas, lo seguí desde la Federación en ese momento, me toca ver la toma, ver pasar a toda la gente. Había una gran reunión cafetera ese día, la pudimos hacer.

Me toca ya a los dos o tres días escuchar toda la tensión que tuvo, toda la presión, y todo lo que conocemos que sucedió. Me tocó ir a Europa a explicar en Hamburgo qué era lo que había sucedido, fuimos a dar una visión del Gobierno en ese momento.