Escuche ahora

La Hora del Regreso

con Carlos Montoya


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

La presa de Hidroituango se podría desmoronar de dos formas: gerente de EPM

EPM avanza en el control de la situación, pero entre tanto avanza en la socialización de los protocolos de evacuación con las comunidades.

El gerente de EPM aseguró que actualmente la mayor dificultad que presenta el proyecto es la construcción o culminación de las obras en la parte superior de la presa. Foto: Cortesía/ EPM.

El gerente de EPM explicó que aún no se tiene claridad sobre la continuidad de las obras y si el proyecto es viable luego de esta crisis que está afrontando a nivel de infraestructura, puesto que esto solo se podrá determinar cuándo se evacúe casa de máquinas y se cuantifiquen las pérdidas ocasionadas. Además, depende de “si la naturaleza se impone”.

(Le puede interesar: La posible fractura de la presa sería catastrófica, habría una ola tipo tsunami: Gutiérrez)

Actualmente la mayor dificultad que presenta el proyecto es la construcción o culminación de las obras en la parte superior de la presa, que debe estar en una cota de 410 metros y hoy están en la cota 403. Y el agua represada está a solo 30 metros del vertedero.

Pero estas obras que estaban proyectadas culminarían el próximo domingo, tienen un retraso porque la inundación de ayer, imposibilitó que los camiones subieran la roca por dicha galería y por ende, EPM avanza en la habilitación de otra galería para transportar este material que junto con el limo arcilloso, es utilizado para dicha construcción.

Hay que tener presente que la presa se puede desmoronar de dos formas. En primer lugar, cuando se derriba el enrocado de la cresta de la presa, tras el paso del agua sobre esta. Y la otra situación es por la posibilidad de una erosión en la base de la presa, que no se ha presentado, pero que según el gerente en estos momentos, “no es bueno que el agua esté pasando por la base posterior a la presa”.

(Lea también: Santos respondió que el Gobierno ha actuado en la emergencia de Hidroituango)

Hay que tener presente que son cerca de 120.000 personas las que están en riesgo, ante un eventual colapso de la presa de HidroItuango. Por ello, se avanza en la evacuación de las poblaciones más vulnerables. Por ejemplo, según explicaba Jorge Londoño de la Cuesta, el corregimiento de Puerto Valdivia y los municipios de Cáceres y Nechí desaparecerían totalmente, al igual que la zona baja de Tarazá y el 70% de Caucasia.

La mancha hídrica también tiene unos tiempos. En el caso de Puerto Valdivia sería de 1 hora y 30 minutos, en Tarazá y Cáceres el agua tardaría en llegar 4 horas, en Caucasia 10 horas y en Nechí 20 horas.

Pese a toda esta situación, el Gerente de EPM, Jorge Londoño de la Cuesta fue enfático en que EPM intenta controlar la situación y sobre todo preservar la vida de la ciudadanía. Así mismo aclaró que la presa desde su construcción se le instaló una serie elementos de medición para verificar las variaciones que pueda tener. Estos elementos no demuestran ningún tipo de afectación a la fecha, solo movimientos normales, más no atípicos.