Escuche ahora

La W

con Julio Sánchez Cristo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

La prueba reina del encubrimiento del arzobispo de Medellín a un sacerdote pederasta

Estas son las cartas con las que el arzobispo de Medellín autorizó y recomendó al sacerdote pederasta, Roberto Cadavid.

Monseñor Ricardo Tobón, arzobispo de Medellín. Foto: Conferencia Episcopal.

Aunque desde marzo La W ya había publicado el contenido de las cartas, la Diócesis de Brooklyn accedió a enviarlas, tras varias peticiones de esta investigación y de la periodista Taylor Dolven, quien investigó el ángulo estadounidense de esta historia y lo publicó en el portal neoyorquino The Gothamist. La reportera encontró que la Diócesis de Brooklyn omitió pedirle a la Arquidiócesis de Medellín lo que es un requisito para 22 de las 183 diócesis de Estados Unidos, incluyendo la de Brooklyn: que la carta de recomendación anexe un afidávit, que diga explícitamente que el sacerdote no ha sido denunciado por abuso a menores. En las cartas enviadas al obispo de Brooklyn, el arzobispo de Medellín omite esa información, a pesar de haber suspendido al padre Roberto Cadavid por denuncias en 2012 en la parroquia Santa Ana de Medellín.

El 21 de marzo de 2018, La W publicó la investigación Dejad que los niños vengan a mí, que demostró la existencia de al menos 17 casos de sacerdotes de la Arquidiócesis de Medellín, denunciados por pederastia y abusos a menores. Uno de esos casos es el del padre Roberto Cadavid, quien salió en 2005 de la parroquia Nuestra Señora de Chiquinquirá en Bello por denuncias de dos menores, alumnos del colegio. Uno de ellos le contó su historia a El Tiempo y le entregó los cheques con los que el padre Roberto Cadavid compró su silencio.

Tras salir con sendas denuncias, el entonces arzobispo de Medellín, monseñor Alberto Giraldo Jaramillo, lo nombra párroco en Santa Ana en Manrique Oriental, comuna 3, parroquia que cuenta además con el colegio Pablo VI. Lo premian con la rectoría de un colegio, donde estaría con más niños, y donde muy pronto se presentarían nuevas denuncias. En 2012, el padre Roberto Cadavid es suspendido por el arzobispo de Medellín, monseñor Ricardo Tobón, quien asume su arzobispado en 2010. A pesar de ser suspendido, el padre Cadavid encontró la forma de irse a trabajar a la Diócesis de Brooklyn, con la venia del arzobispo de Medellín, como ya lo demostró la investigación de La W y la columna del periodista Daniel Coronell

En entrevista con La W, el primero de marzo, monseñor Tobón reconoció que suspendió al sacerdote por las denuncias de pederastia que había recibido contra él. Dijo desconocer que el padre Cadavid estaba en Brooklyn y que si hubiera sabido, le hubiera avisado al obispo que el sacerdote estaba suspendido.

(Le puede interesar: Actualmente hay 37 sacerdotes denunciados por pederastia ante la Fiscalía)

En 2012, el padre Roberto Cadavid es suspendido por el arzobispo de Medellín, monseñor Ricardo Tobón, quien asume su  arzobispado en 2010. A pesar de ser suspendido, el padre Cadavid encontró la forma de irse a trabajar a la Diócesis de Brooklyn, con la venia del arzobispo de Medellín, como ya lo demostró la investigación de La W y la columna del periodista Daniel Coronell.

 

 

Escuchar audio:

====================

LAS CARTAS

Sin embargo, La W obtuvo tres cartas y el decreto de suspensión del padre Roberto Cadavid.

En la primera carta, enviada el 29 de noviembre de 2012 al obispo de Brooklyn Nicholas DiMarzio, monseñor Tobón autoriza y recomienda al padre Cadavid para ejercer su ministerio en esa ciudad.

El 16 de marzo de 2015 le envía la segunda carta a su homólogo estadounidense, renovándole el permiso al padre Cadavid y agradeciéndole “la benévola acogida a este sacerdote”.

El 21 de abril de 2017, la Diócesis de Brooklyn le envía un correo al arzobispo Tobón, agradeciéndole por el servicio ministerial del padre Cadavid en Brooklyn.

El 22 de junio de 2017, monseñor Ricardo Tobón le responde ese correo con la tercera carta, en la que manifiesta su “sorpresa”, pues el padre Cadavid “había sido suspendido, desde el 14 de marzo de 2016, ante la acusación de abuso sexual a un menor”. Termina esta carta diciendo “lamento mucho que Su Excelencia no estuviera al tanto de esta delicada situación pero me confié (sic) en la información del mismo P. Cadavid quien me aseguró que él no estaba ejerciendo ya el ministerio, y hasta me ocultaba en qué lugar vivía. De todas formas le agradezco la acogida que le brindó al P. Cadavid”.

En la tercera carta anexa el Decreto de Suspensión “ad cautelam”, fechado y firmado el 14 de marzo de 2016, “El presbítero Roberto Antonio Cadavid Arroyave ha sido acusado de incurrir en comportamientos que pueden ser tipificados, canónicamente, como delitos de abuso sexual a menor de edad”.

Estas son las tres cartas y el decreto.

By W Radio Colombia on Scribd

 

By W Radio Colombia on Scribd