Escuche ahora

La W

con Julio Sánchez Cristo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

¿Las aplicaciones de movilidad le ganaron la batalla a los taxistas?

El exdirector de asuntos de gobierno para suramérica de Uber, Gonzalo Araújo, y el líder taxista, Hugo Ospina, debatieron sobre la batalla entre apps de movilidad y taxistas.

Gonzalo Araújo y Hugo Ospina debaten en Partida W. Foto: Partida WCon Juan Pablo Barrientos

 

Después de cinco años de la llegada de Uber a Colombia, es difícil entender por qué estas aplicaciones, que en numerosas oportunidades han sido calificadas de ‘piratas’ siguen en un limbo en el que no son consideradas legales, aunque paguen millones de pesos en IVA.

A pesar de que la DIAN ha dicho que las aplicaciones deben pagar impuestos, el ministerio de transporte ha manifestado que estas aplicaciones son ilegales y que sus conductores serán sancionados.

Los intentos de estas aplicaciones para lograr una reglamentación en el país han sido varios. Por ejemplo, este año se propuso la creación de la figura ‘Transporte Privado Intermediado por Plataformas” como un espacio para que puedan estar dentro del marco legal de los servicios de transporte público. 

Esta polémica entre apps de movilidad y taxistas fue debatida por el líder de los taxistas, Hugo Ospina, y, el exdirector de asuntos de gobierno para suramérica de Uber, Gonzalo Araújo.

Araújo explicó que los taxistas viven en el pasado, que se comportan de forma anacrónica y que no quieren nada diferente a mantener vivo su negocio, aunque el mundo este cambiando en frente de sus ojos. También dijo que la ley no es de piedra y que si los ciudadanos piden la actualización de la norma para abrirles espacio a las apps de movilidad en el país, tarde o temprano se producirá la regulación que lo permita. 

Por su parte, Ospina argumentó que no hay posibilidad de darle un espacio en nuestro país a que vehículos particulares presten el servicio público. Según él, el caos que se viven actualmente las ciudades del país se debe a que miles de carros que deberían estar en los parqueaderos ahora están las 24 horas del día en la calle prestando un servicio que no les corresponde.