Escuche ahora

La W

con Julio Sánchez Cristo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

No me escucharon no me pagaron y decidí no seguir con la universidad: Profesora Uniatónoma

Elia Abuchaibe habla sobre el caso de la Uniatónoma y afirma que no le da pena explicar la situación en la que se encuentra ella y sus colegas por falta de pago de la institución.

Imagen de referencia - Uniatónoma . Foto: Colprensa

Esta es la carta de la diseñadora Elia Abuchaibe a las directivas de la Universidad Autónoma del Caribe:

Señor
RAMSES VARGAS
Rector
Universidad Autónomadel Caribe
Att. Astrid Barriosdecanade lafacultad demoda
Considero mi deber dirigirme a usted a través de esta carta para hacerle conocer el sentir de una persona que, con un alto sentido de lealtad y agradecimiento ante la Universidad Autónoma del Caribe, también debe alzar su voz para exigir respuestas y trasmitir el impacto negativo, que ha generado al cuerpo docente al cual pertenezco, las acciones de incumplimiento por parte de las directivas de la entidad.
He considerado a la Universidad Autónoma parteesencial demi cotidianeidad y hastael díade hoy, le entregue a esta institución lo mejor de mi como docente, ciudadanay persona. Es por ello que debo ser honesta y de la forma más respetuosa expresar mi inconformidad frente a lo que considero el desconocimiento, abandono y maltrato por parte de esta institución, a lo más preciado que tiene unente educativo, que es su cuerpo docente.
No obstante, debo comenzar por agradecer a la universidad el hecho de abrirme las puertas y darme la oportunidad de desarrollar un trabajo tan noble como lo es la docencia en mi tierra de origen, y hacer partede laformación ydesarrollo de sugente.

Cadasemestre recibí y asumí con gran compromiso y expectativa mi carga académica, orgullosa y segura del reto quesemeasignaba. El primer día de cada semestre compartía orgullosa la misión y la visión de la universidad y me apoyaba en sus valores  institucionales basados en el respeto, la honestidad y la responsabilidad, como la base para la comunicación y el desarrollo integral de quienesaquí residíamos, considerando ala Autónomacomo MI CASA, MI SEGUNDO HOGAR.

Ahora bien, con esto solo quiero decir que no me mueve el mínimo interés de hacer daño a la institución que con gran calidez me abrió sus puertas y que no existe nada más distante a la realidad queyo, Elia Abuchaibe, actué motivadapor lasintrigas, lafalsedad y lamanipulación.
Sin embargo, reconozco y expreso abiertamente un gran descontento, un malestar difícil de contener, generado por aspectos que considero, faltas graves, morales y éticas que, muy pacientementehe padecidohastael díade hoy.

Es por ello, que en esta carta quiero darles a conocer la personaque profesional y humanamente han ignorado, porque creo que la institución se olvidó de mí y de tantos otros, que como yo estamos aquí, no solo para ejercer un trabajo, si no porque tenemos sentido de pertenencia y respeto hacia nuestra labor. Es estemismo camino el que siempre he tomado en mi carrera laboral
y tal vez esta es la razón por la cual siempre he sobresalido. Lo que hago, lo hago con amor y pasión; soy dedicada y optimista, me tomo en serio el trabajo, me exijo más de la cuenta, y mis estudiantes son larazón y motor delo qu ehago.

A lo largo demi carrera, hepodido enfrentarme a la realidad laboral y no hasido fácil, pero tengo una de hoja de vida sobresaliente, objeto de premios, distinciones y reconocimientos que lo puedencorroborar y queparamí, solo adquieren valor en lamedida que las pueda compartir.

Es por ello que encuentro inconcebible la falta de manejo frente al tema de lospagos, la falta de solidaridad entre el grupo de docentes para exigir nuestros derechos, el irrespeto frente anosotros mismos como personas y profesionales y la falta decompromiso de las directivas de la Universidad, con una comunidad estudiantil, al dar este terrible ejemplo que pone en riesgo su formación.
¿Cómo es posible que la institución desconozca mis derechos salariales y asuma que el
compromiso es en una sola vía? ¿Cómo es posible no tener una respuesta durante más de 5 meses sin recibir contraprestación alguna, derivada de la obligación de la Universidad mediante contrato laboral? ¿Cómo es posible quese le infundamiedo, se coartela libertad de expresión, sopena der epresarías que van má sallá de lo laboral?
¿Cómo puede ser mi voz ahora incomoda, cuando trato de manifestar mi descontento? cuando nunca nadie en la institución se ha tomado el trabajo de dar por lo menos información y respuestas ante esta situación tan anómala comoirregular?


¿Cómoasí quela estrategiaespintar la casacuandosedescuidansuscimientos?

¿Cómo pertenecer a una institución que desconozco?, que actúa de manera incoherente con sus principios y valores y no asume suscompromisos evadiendo todas sus responsabilidades? ¿Cómo
aceptar quese trate deacallar mi descontento tachando dedeslealtad actosdeinconformidad?
¿Cómo es posible que en los pasillos de la universidad haya silencio y temor?
¿Cómo es posible que la universidad no valore al personal docente, que, aunque sea medio tiempo contribuimo sal eficaz funcionamiento del engranaje?


¿Señor Rector, como ocultar esta realidad maquillando logros a costa de la integridad y
subsistenciadel cuerpo docentey susfamilias?

El último pago querecibí señor rector fue del mesde agosto de 2017 y hasta el día de hoy no hay una sola pista sobre cuando se realizarán los pagosobjeto de incumplimiento. Tampoco sobre las acciones querealizala Universidad paraponer fin a tan grave situación. Ninguna voz que apacigüe o aclare misdudas.
Soy madre separada con dos hijos que dependen de mí y esto me obliga a priorizar mis decisiones, lamentando profundamente al final el tener que dejar este trabajo que tanto quiero pero queestá manchado de tonos grises mi integridad. En este lugar soy invisible como un fantasma.

Esta Universidad olvido la esencia y el porqué de suexistir y entierra cada vez másprofundo losvalores inamoviblesquedeben primar en la academia.
En estos términos, de forma directa y determinante le solicito señor rector que nos dé al cuerpo docente una explicación de lo sucedido y sobre las condiciones en que se asumirán las obligaciones laborales insatisfechas.
Solo me resta despedirme con los mejores deseos esperando que muy pronto el sol brille para la Autónoma por el bien de todosy quealgo de luz ilumine el camino de quienescomo usted toman susdecisiones.


Por los lazos entrañables que nos unen y el aprecio que le tengo a mi programa desearía que atendieran mi solicitud lo antes posible porque de verdad estoy convencida que más que una deuda monetaria, conmigo y mis compañeros tienen una deuda moral.
Atentamente
Elia Abuchaibe. Docente

Le puede interesar: 

El negocio de seguros de la Uniautónoma

Icetex desmiente declaraciones de rector de la Uniautónoma sobre una presunta deuda