Escuche ahora

Amanecer W

con Laura Sánchez y Jefferson Mejía


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

¿Pueden los sindicatos acabar con una empresa?

En Partida W del 07 de febrero, el fiscal de la CUT Fabio Arias y el libertario Ricardo Urdaneta, debatieron sobre el movimiento sindical en Colombia y sus efectos en las empresas.

Fabio Arias y Ricardo Urdaneta debaten en PartidaW. Foto: Partida WCon Juan Pablo Barrientos

La libertad y afiliación sindical en Colombia, que se ubica en el 4,4 por ciento, ha sido utilizada como mecanismo de equilibrio en la relación entre el capital y el trabajo ante la creciente informalidad laboral, pero también ha sido blanco de críticas por su accionar hacia las empresas

El debate sobre la acción del sindicalismo en el país y sus efectos en el sector privado, llegó a los micrófonos de Partida W con el fiscal de la CUT Fabio Arias y el libertario Ricardo Urdaneta.

Arias argumentó que la clase trabajadora colombiana ha sido víctima de las políticas neoliberales que han sido implementadas en los últimos cinco mandatos y que los han afectado en sus intereses y garantías laborales. Expresó que es totalmente falso que el único fin de los movimientos sindicales sea la destrucción de las empresas que generan empleo, pues -según él- esto es una estigmatización que hacen los empresarios más retardatarios del país. Fue enfático en que los sindicatos se crean como una expresión de resistencia a las situaciones de dificultad y abuso que a veces padecen los empleados de las compañías nacionales y extranjeras, por lo cual son señalados, injustamente, de saboteadores.

Por su parte, Urdaneta dijo que el sindicalismo en el país, desde su inicio, ha tenido una clara y marcada agenda política que responde a los intereses de la izquierda, los cuales, en ocasiones, tienen como fin hacer quebrar a las empresas. Indicó que han existido casos en los que las exigencias de los trabajadores agrupados en sindicatos han sido tan irrealizables, que han provocado la salida de corporaciones que deciden no seguir invirtiendo su capital. Puntualizó que estos colectivos siempre han intentado, deliberadamente, afectar al sector privado y llevar al estado a manejar negocios que no son rentables, pero mantenidos con el dinero de los contribuyentes.