Escuche ahora

La W

con Julio Sánchez Cristo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

¿Se debería tumbar la ley de cuotas en Colombia?

La abogada Daniela Escobar y la feminista Diana Parra debatieron sobre si se debería tumbar la ley de cuotas que garantiza la participación de mujeres en el sector público.

Daniela Escobar y Diana Parra debaten en Partida W. Foto: Partida WCon Juan Pablo Barrientos

A Partida W llegó la discusión sobre la Ley 581 de 2000 (la llamada Ley de Cuotas según la cual el 30 por ciento de los altos cargos públicos deben ser ocupados por mujeres) que fue demandada por un grupo de ciudadanos bajo el argumento de que, en la actualidad esta no tiene justificación, pues la participación de la mujer en el sector público ha alcanzado el 41 por ciento en el máximo nivel decisorio.

La abogada Daniela Escobar y la feminista Diana Parra, dieron el debate sobre si esta legislación debería tumbarse definitivamente.

Escobar argumentó que la entrada de las mujeres al sector y el escenario público, debe darse únicamente por la meritocracia y no por una cuestión de genitales de las personas. Indicó que, para ella, las leyes que buscan la paridad de género laboral terminan subvalorando a las mujeres, dado que no las reconoce por sus capacidades sino por obligación de cumplir una ley. Afirmó que los escenarios de desigualdad de género no deben ser entendidos siempre como acciones deliberadas del patriarcado para justificar situaciones que tienen más explicaciones sobre su origen y efectos.

Por su parte, Parra dijo que para las mujeres, en ocasiones, no es suficiente el mérito para lograr acceder a altos cargos dentro del sector público, pues las estructuras patriarcales de poder han relegado a la mujer que estaba supeditada a otras labores. Fue enfática en que ese tipo de acciones con base en la ley son necesarias para reivindicar los derechos humanos de las mujeres, quienes han estado en una posición de desventaja en el ámbito laboral, político y social. Señaló que su contraparte mentía cuando aseguró que el movimiento feminista ha intentado tener privilegios y no derechos mediante sus luchas, pues -para ella- sin esas disputas no podrían participar en escenarios públicos de debate.