Escuche ahora

La W

con Julio Sánchez Cristo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Sin visa Samper pensó en suicidarse si lo detenían en Nueva York

Ernesto Samper relató en La W, detalles inéditos de los días y años en que Estados Unidos le retiró la visa, "Sin visa sí hay paraíso", dijo el expresidente

Ernesto Samper. Foto: W Radio

Continúa la polémica por magistrados desvisados por EEUU.  Por un lado, el embajador Whitaker dice que es potestad de su país, mientras que el gobierno colombiano parece no protestar y por otro lado, las Cortes pensarían en renunciar en grupo a visas.

Para hablar sobre este tema, Vicky Davila entrevistó al ex presidente Ernesto Samper, a quien le fue retirada su visa a Estados Unidos.

En primer lugar, contó cómo se enteró de este hecho, “Darío Arizmendi me llamó a decirme que un rumor decía que me iban a quitar la visa y yo le dije que no creí que se atreverían”, pero se la quitaron y  “ellos pensaban que al quitarme la visa, quedaba invalidada la decisión de la justicia en el Congreso y que eso representaba mi muerte política. Pero resultó todo lo contrario”.

De otro lado, mencionó su visita a Estados Unidos para hablar en Naciones Unidas y reveló que ya tenía un plan en caso de que allí le sucediera algo, “yo pensé en suicidarme. Llevaba una pastilla de cianuro en el bolsillo de atrás; me la preparó un médico porque las dosis son muy importantes”.

Además, sobre este tema dijo que “era tanta la paranoia y tan desafiante la actitud de los equipos de drogas, que yo me hubiera tomado la pastilla de cianuro. Mi esposa y el médico lo sabían”.

“Yo no quería que me cogieran vivo, pero al final, la pastilla de cianuro quedó en las alcantarillas de Nueva York” agregó.

También aseguró que para esa visita recibió un mensaje de Fidel Castro donde le informaba que “habían equipos de seguridad cuidándome”.

De igual forma, señaló que “Estados Unidos son expertos no solo en el garrotazo sino en la amenaza. Y uno, como presidente, recibe eso todos los días. Era un infierno el tema de las visas, siempre amenazaban con retirarlas”.

Y contó que no quiso volverla a pedir, “duré 25 años sin visa y no la volví a pedir, hice un juramento de no pagar un solo peso ni un solo tipo de gestión para que me la devolvieran. Regresé a Nueva York cuando fue secretario de Unasur”.

De otra parte, explicó lo que para él significa la retirada de la visa a algunos magistrados, “esto es para amenazar, intimidar y coaccionar, porque el fondo de todo esto es un chantaje sobre la JEP”.

Añadió que “la visa sirve para que presionen magistrados. Sin visa sí hay paraíso, han creado el mito de que perderla es la muerte, como si fuera un certificado de buena conducta”.

“Las Cortes están siendo amenazadas por un silencio inexplicable del Gobierno. Uno no sabe qué es peor, si su silencio o su elocuencia” afirmó.

El expresidente se refirió al narcotráfico y la lucha por el Estado Colombiano para reducirlo, “Hay carruseles de abogados negociando la entrega de los narcotraficantes en EE.UU; hacen efectiva la extradición, delatan a otros y salen como personas protegidas, para volver a los que ellos incriminaron”.

También mencionó que le preocupa que Donald Trump este promoviendo una política de “Macartismo, como cuando comenzaron a perseguir personas comunistas o con ideas progresistas solo por su forma de pensar”.

Finalmente, se refirió a Jorge Enrique Pizano y dijo que venía mal, “estaba en medio de un cáncer contra el que seguía luchando. No he querido referirme a este tema por respeto a su familia”.

Y aclaró que “no murió por cianuro, lo suyo fue una muerte natural, un infarto. No descarto que en medio de su angustia, siendo una persona nerviosa, él pudiera hacer algo en esa dirección”.