Escuche ahora

Deportes W

Con Andrés Torres


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Un "detector de bombas" vendido por una empresa británica a Irak no funciona

Un supuesto "detector de bombas" vendido por una empresa del Reino Unido a varios países del mundo, entre ellos Irak, no funciona y está poniendo vidas en peligro, denunció la BBC.

Un supuesto "detector de bombas" vendido por una empresa del Reino Unido a varios países del mundo, entre ellos Irak, no funciona y está poniendo vidas en peligro, denunció la BBC.

El programa televisivo "Newsnight" de la cadena pública británica ha descubierto que un aparato conocido como ADE-651 comercializado por el empresario Jim McCormick, con sede en Somerset (oeste de Inglaterra), es un fraude.

La calidad del producto empezó a despertar suspicacias tras una reciente oleada de atentados en Irak, país al que se han vendido miles de ejemplares por unos 85 millones de dólares.

Las autoridades iraquíes, que han abierto una investigación, y los afectados por esos ataques se preguntaron cómo los terroristas habían podido atravesar sin ser detectados todos los controles de seguridad.

El ADE-651, que nunca ha sido sometido a pruebas científicas, se sujeta con la mano y funciona sin pilas y con una pequeña antena, como si fuera algo parecido a un buscador de agua, explicó la BBC.

La antena está conectada a una cajita negra que, según el fabricante, contiene una tarjeta de detección de sustancias explosivas.

Sin embargo, "Newsnight" llevó unos ejemplares a un laboratorio de la Universidad de Cambridge para que examinara las tarjetas y los especialistas, que sólo hallaron una especie de dispositivo antirrobo barato, concluyeron que era "imposible" que éstas detectaran nada.

El ADE-651 se ha vendido a varios países de Oriente Medio y también a Tailandia por hasta 40.000 dólares la unidad, aseguró la cadena pública.

El experto en explosivos británico Sidney Alford declaró a la BBC que la venta de este producto es "absolutamente inmoral" y advirtió de que "se están perdiendo vidas" a consecuencia de su uso. EFE