Escuche ahora

La W

con Julio Sánchez Cristo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Vine a atentar contra la embajada cubana, Timochenko y Petro: Raúl Gutiérrez

Este hombre de origen cubano negó ser parte de ISIS, pero confesó que sus acciones terroristas estaban dirigidas contra grupos de izquierda.

Raúl Gutiérrez. Foto: La WCon Vicky Dávila

El cubano Raúl Gutierrez afirmó que vino a Colombia para atentar contra la embajada cubana; contra Timochenko; y contra el candidato Gustavo Petro. Así lo expresó en entrevista exclusiva con Vicky Dávila y Jairo Lozano para La W Radio.

El nombre y rostro de Raúl Gutiérrez Sánchez fue conocido por el país en marzo de este año después de ser detenido por la Sijín, quien lo venía siguiendo al enterarse que el cubano iba a perpetrar varios atentados en Colombia. De entrada las autoridades advirtieron que Gutiérrez era simpatizante del Estado Islámico y se estaba preparando para entrar de lleno al ejército yihadista.

Sin embargo, en esta entrevista con La W, el hombre negó las acusaciones pero aceptó otros delitos de alto calibre. Dijo que nació en Cuba en el año 1972, que estudió en La Habana y fue miembro de la Escuela Militar de ese país donde recibió adoctrinamiento y se hizo experto en inteligencia. Aun así, relata Gutiérrez que abandonó Cuba para radicarse en los Estados Unidos, donde se unió a grupos en contra del régimen cubano.

Afirma el hombre, hoy detenido en la Cárcel La Picota, que hace poco ingresó a un grupo denominado MJ51, el cual era financiado por exiliados cubanos en Miami y por miembros de la extrema derecha colombiana. Cuenta que entró a Colombia por la frontera con Venezuela. Que estuvo en varias ciudades, entre ellas Bogotá donde asegura realizó inteligencia para perpetrar un atentado contra la embajada cubana.

Más adelante dijo que fue enviado a Armenia donde realizó toda la inteligencia para atentar contra el líder político del movimiento de las Farc, Rodrigo Londoño, conocido como Timochenko. Gutierrez aseguró que el atentado iba a ser ejecutado por dos miembros de las autodefensas, a quienes llamó “hermanos”, pero se frustró.

También que alcanzó a recibir el perfil del candidato Gustavo Petro, a quien debían asesinar. Gutierrez dijo que no alcanzó a hacer la inteligencia, pero que esa era una de sus tareas. Sin embargo, advirtió que los atentados contra Gustavo Petro y Rodrigo Londoño seguían en pie.

Cuando se le indagó sobre su relación con el Estado Islámico, Raúl Gutiérrez Sánchez negó que perteneciera a este grupo terrorista. Aseguró que quienes están detrás de él, le aconsejaron que abriera un perfil en la aplicación de mensajería Telegram, se hiciera pasar por yihadista, iniciara conversaciones con personas involucradas con este grupo terrorista y les sacara dinero, pero para su propia causa que era la de eliminar la ideología de extrema izquierda.

No obstante, confesó que tenía afinidades con la religión islámica y que bien podía decir que su dios es Alá, pero que esto lo querían utilizar las autoridades norteamericanas para entrar a Colombia con más fuerza: “El gobierno americano quiere tener mi caso para poder intervenir en Colombia”.

A la pregunta de si podría tener problemas psiquiátricos, respondió: “Ojalá y los tuviera, para salir de esto, salir a la calle como loco. Soy un soldado. Respondo por los delitos que sean. No voy a entregar a nadie. No soy un sapo. Prefiero que me fusilen. A los que dicen que soy un loco, les pido que vayan a la Fiscalía en grupo y pidan mi liberación como loco, me harían un favor”.  

Se le preguntó por varios nombres. Dijo que Francisco Quintana era un hacker español  infiltrado de la CIA;  sobre Amir Makin dijo que sabía que era un joven argentino que tenía relaciones con el Estado Islámico. Pero además advirtió que en Pereira conoció a cubano quien le dijo que ahora trabajaba para la campaña de Iván Duque: “Roberto Hernández es un cubano que ahora dice que trabaja con Duque y Uribe, es un cubano que se hizo ciudadano colombiano. Me dijo que no era de la G2 cubana y dijo que era anticubano”.

Finalmente aseguró:

“Movimiento Justiciero 51 es mi grupo. Es de extrema derecha. No pertenezco al Estado Islámico. No iba a atentar contra gente de Estados Unidos. Iba a atentar contra la embajada cubana”.

“Iba a atentar contra el líder de la guerrilla que se desmovilizó y contra el candidato que se está lanzando ahora de apellido Petro, que era del M 19".

“No soy extremista islámico. Si sigo la religión islámica. Si iba a atentar contra personas".

"Me arrepiento de no haber cumplido mi misión”.

“Hay que luchar por la ideología y estar dispuesto a morir por esa ideología”.