Escuche ahora

La Hora del Regreso

con Carlos Montoya


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Las pruebas de la Fiscalía en contra de Juan Carlos Granados, contralor de Bogotá

La W tuvo acceso a pruebas que revelarían una nómina paralela desde su llegada a la Contraloría de la ciudad.

Juan Carlos Granados. Foto: Colprensa

Hace unos días se conocieron las declaraciones del empresario Felipe Gaviria, en las que involucra al contralor de Bogotá Juan Carlos Granados con el escándalo de Odebrecht, cuando fue gobernador de Boyacá.

La W Radio tuvo acceso a pruebas que revelarían una nómina paralela desde su llegada a la contraloría de la ciudad.

En la lupa de las autoridades hay más de 300 contratos por prestación de servicios que se han firmado durante los últimos meses, un 28% de ellos funcionarios oriundos de Boyacá.

Uno de los contratos que llamó la atención de los investigadores es el de  Bernardo Umbarila Suárez, actual asesor de despacho y exsecretario de planeación de Boyacá, quien según declaraciones del empresario Gaviria fue la persona que delegó Granados como enlace con los brasileros, para ser su interlocutor en el tema de una obra civil a la que Odebrecht aspiraba en la región limítrofe entre Boyacá y Casanare. El funcionario tiene un contrato vigente y directo con la Contraloria. 

La W Radio conoció, además, dos contratos que están bajo la lupa de la Fiscalía.

El primero es el de José Leonardo Bustos, hijo de exmagistrado Leonidas Bustos, contrato firmado con la Secretaría de la Contraloría. El segundo es el de Ximena Liliana Bustos, hija del exmagistrado, ambos renunciaron en la entidad semanas después de estallado el escándalo del cartel de la toga.

Fuentes de la Contraloría aseguraron a La W que Ximena Liliana Bustos suscribió un contrato de más de mil millones de pesos sobre electrodomésticos para la entidad, aparatos que hoy se encuentran guardados sin cumplir una función específica, como neveras, muebles y televisores de más de 50 pulgadas.

Por otro lado, esta semana se conoció la existencia de las declaraciones de Federico Gaviria, en las cuales asegura que el presidente de Odebrecht en Colombia, Luis Bueno, hizo un aporte a la campaña para gobernador de Granados.

En la declaración, Gaviria asegura que en el segundo semestre del año 2011 le entregó en compañía de Luis Bueno 200 millones de pesos al señor Plinio Olano para la candidatura de Granados. Según el empresario, el soborno siempre iba en un morralito que cargaba Bueno y se realizó en tres entregas en el apartamento de Olano en Bogotá.

El empresario informó que Granados le expuso a Bueno el plan de infraestructura que tenía planeado para el departamento de Boyacá, donde particularmente se detuvo sobre la vía Duitama- San Gil, la cual comunicaba la región con Bucaramanga y Venezuela.

La W conoció, además, que Gaviria también le contó a los investigadores que durante una reunión en el apartamento de Juan Carlos Granados, ubicado en la Calle 77, entre 11 y 9, en Bogotá, Luis Bueno, Eleuberto Martorelli, Plinio Olano y Alfred Ballesteros hablaron sobre quedar precalificados en el proyecto "Aguas Residuales del Salitre" a cambio de un compromiso económico por parte de la multinacional.