Escuche ahora

La W

Con Vicky Dávila


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Alonso y Serviá intentarán situarse entre los más rápidos del Indy 500

Los pilotos españoles Fernando Alonso y Oriol Serviá intentarán este sábado meterse entre los nueve más rápidos de las 500 Millas de Indianápolis.

Alonso y Serviá intentarán situarse entre los más rápidos del Indy 500. Foto: Getty Images

La carrera se disputará el domingo 26 de mayo en la mítica Motor Speedway de Indianápolis pero este fin de semana se decidirá la parrilla de la carrera, con la disputa el sábado y domingo de las rondas de calificación.

Alonso, que compite por segunda vez -después de su debut, en 2017- en la legendaria carrera estadounidense, en la que buscará el único triunfo que le falta para hacerse con la "Triple Corona" y proclamarse el "piloto más completo", está sufriendo una accidentada participación en los entrenamientos el Indy 500.

El martes, el primer día de entrenamientos oficiales, Alonso sólo pudo completar 50 vueltas en el Motor Speedway de Indianápolis con su nuevo McLaren Indy número 66, de motor Chevrolet, por problemas en el alternador del monoplaza que le impidieron salir en la sesión de la tarde.

Alonso terminó la jornada en el puesto 32, de 39 pilotos, con un promedio de 360,754 kilómetros por hora, muy alejado de la cabeza de la clasificación.

El miércoles, Alonso protagonizó un espectacular accidente cuando llevaba 46 vueltas, que destrozó el McLaren Indy y obligó a su equipo a tener que echar mano del coche de reserva.

Hasta ese momento, Alonso se había situado en el puesto 18 de la clasificación de promedios de velocidad. Pero a lo largo de la jornada, el resto de pilotos mejoraron sus tiempo y el bicampeón del mundial de Fórmula 1 terminó el 29 con una velocidad media de 362,799 kilómetros por hora.

El piloto asturiano reconoció que había cometido un error al confiar demasiado en la capacidad de agarre de su nuevo McLaren Indy, lo que provocó el impacto inicial contra el muro exterior en la salida de la tercera curva del óvalo.

El número 66, que vuelve a lucir el naranja papaya de 2017, rebotó hacia en el interior del circuito y, tras golpear el muro interno, acabó de nuevo en la pista, en la entrada de la cuarta curva.

"Error de mi parte subestimando hoy la adherencia en el giro 3. Lo siento por el equipo y la gente que ahora tendrá que trabajar mucho. Lección aprendida. Volveremos con más fuerza por la tarde o mañana", explicó Alonso en su cuenta de Twitter.

Pero a pesar de la voluntad de Alonso y los intentos de los mecánicos de McLaren Indy, el monoplaza de reserva no pudo ser preparado para circular el jueves.

Este viernes, el director deportivo de McLaren Racing, Gil de Ferran, explicó en un comunicado que el equipo decidió el jueves tomarse el tiempo necesario para preparar el vehículo de repuesto por lo que Alonso no pudo salir a la pista durante la tercera jornada de entrenamientos.

De Ferran también reconoció que la falta de práctica del jueves es "un grave contratiempo", pero añadió que "no se ha perdido todo".

"El equipo revisó el daño y tomamos la decisión de cambiar al coche de repuesto. Durante el proceso, también resultó que se había dañado el motor y eso provocó en un cambio de motor que se añadió a la labor", explicó De Ferran.

"Por esto y el hecho que respetamos profundamente Indianápolis, estamos siendo cuidadosos y medidos y queremos asegurarnos que enviamos el mejor coche posible a la pista", añadió el director deportivo de McLaren Racing.

Pero los entrenamientos del viernes tampoco están saliendo como lo deseaban Alonso y De Ferran. El español pudo volver a la pista tan pronto se abrió ésta; pero tras completar 18 vueltas y circular a 366,066 kilómetros por hora, su mejor marca de este año, el McLaren Indy entró al garaje.

Por su parte, Serviá aunque con más suerte que Alonso, tampoco está teniendo una buena sesión de entrenamientos de cara a la 103 edición de las 500 Millas de Indianápolis.

El monoplaza número 77 del piloto catalán se quedó en el garaje durante las dos primeras horas de la sesión de entrenamientos del viernes sin poder realizar una sola vuelta al circuito.

Serviá, que ya ha participado en 11 ediciones del Indy 500, hasta este viernes había completado 197 vueltas al circuito, con una velocidad media máxima de 364,810 kilómetros por hora.

Por lo visto en los entrenamientos, los principales favoritos para hacerse con la 103 edición de las 500 Millas de Indianápolis son los pilotos Marco Andretti, Spencer Pigot, Ed Carpenter y Sebastien Bourdais que han dominado lo más alto de la clasificación en los pasados cuatro días.