Escuche ahora

Hora 22

Con Eduardo Peña


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

La explosión de Smólov, la pesadilla de De Gea

Ignacio Ortega,San Petersburgo (Rusia), 15 nov (EFE).- Tuvo que ser David de Gea, uno de los mejores porteros del mundo, el que sufriera en sus propias carnes la explosión de Fiódor Smólov, el delantero ruso que el martes le marcó dos goles a España e un amistoso jugado en San Petersburgo (3-3).,"Hace mucho que sigo a Smólov. Es un delantero del máximo nivel", aseguró Julen Lopetegui, seleccionador español, al término del partido en el San Petersburgo Arena.,No fueron dos goles cualquiera, ya qu

Ignacio Ortega

San Petersburgo (Rusia), 15 nov (EFE).- Tuvo que ser David de Gea, uno de los mejores porteros del mundo, el que sufriera en sus propias carnes la explosión de Fiódor Smólov, el delantero ruso que el martes le marcó dos goles a España e un amistoso jugado en San Petersburgo (3-3).

"Hace mucho que sigo a Smólov. Es un delantero del máximo nivel", aseguró Julen Lopetegui, seleccionador español, al término del partido en el San Petersburgo Arena.

No fueron dos goles cualquiera, ya que en el primero Smólov recortó a Gerrard Piqué con una magnífica maniobra y batió a De Gea con un disparo cruzado con la zurda, mientras el segundo fue un misil tierra-aire imparable para el guardameta del Manchester United.

Smólov es desde hace años la gran esperanza del fútbol ruso, especialmente desde que Andréi Arshavin iniciara su retiro dorado en el fútbol kazajo.

A sus 27 años el delantero del Krasnodar parece haber alcanzado finalmente la madurez, no en vano ha sido el máximo goleador de la liga rusa las últimas dos temporadas y este año va camino de ello, pese a ausentarse durante varias semanas por lesión.

Criado en la cantera del Sókol de Sarátov y después en el Dinamo Moscú junto al otro gran delantero de su generación, Alexandr Kokorin, Fiódor lo tuvo mucho más difícil, en parte por su propia culpa.

Durante años fue más conocido por sus relaciones amorosas, que por su buen juego, especialmente cuando se casó con la embajadora del Mundial de Rusia, la modelo Victoria Lopireva.

Fue romper con ella en 2015 y las cosas comenzaron a funcionar, primero al ser desterrado al Anzhí y después al fichar por el Krasnodar, equipo del sur de Rusia que intenta competir con el Zenit y los grandes clubes moscovitas.

Ha sido el jugador de moda en Rusia desde entonces, pero con la selección nunca ha llegado a jugar al mismo nivel que en su club, aunque lleva once goles en 28 partidos como internacional.

Casi todos esos goles han llegado en amistosos, menos uno marcado contra Liechtenstein durante la fase de clasificación para la Eurocopa de Francia y otro a Nueva Zelanda en el partido inaugural de la Copa Confederaciones.

Precisamente, se esperaba mucho más de él en ese torneo, en el que se vio afectado por el mal juego de Rusia, que cayó ante Portugal y México y no superó la primera fase.

El legendario jugador del Celta de Vigo, Alexandr Mostovói, considera que es el mejor jugador ruso del momento, ya que "no tiene miedo, se abre bien y es bueno en el uno contra uno".

Smólov no es un simple goleador, ya que tiene buen disparo con ambas piernas y puede crearse sus propias ocasiones de gol, aunque tiene problemas con defensas muy físicos, como se vio ante Pepe.

No es tan rápido como Kokorin, ni remata de cabeza como Dzyuba, pero es mucho más completo que ambos y sale beneficiado de las comparaciones con Pavlyuchenko o Pogrebnyak, que tras la Eurocopa 2008 jugaron en Tottenham y Sttutgart.

Otros delanteros de los años 90 como Kolibánov, Yuran o Rádchenko jugaron en el extranjero sin tener tanto talento como Smólov, aunque el sueldo que éste tiene en Rusia nunca lo cobraría en la liga española, inglesa o alemana.

"Es un buen delantero. Tiene todas las características que se necesitan para jugar en Europa", destacó Marc Bartra en el túnel de vestuarios.

Aunque fuera un amistoso, es paradigmático que marcara por vez primera dos goles con la camiseta nacional ante una de las mejores parejas de centrales del mundo: Ramos y Piqué.

El Mundial debería ser su confirmación, aunque a la vista de su gran actuación ante España podría abandonar Rusia en invierno o esperar al verano para elegir equipo, en caso de que tenga una buena actuación en el torneo que se disputa en su país.

Debe elegir entre los petrorrublos y el sueño de triunfar en Europa, camino que esta temporada eligió la perla del fútbol ucraniano, Yarmolenko, y no le va nada mal en el Borussia Dortmund, donde es el jugador revelación. EFE