Escuche ahora

Hora 22

Con Eduardo Peña


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Miles de hinchas argentinos ya se organizan para ir al Mundial de Rusia 2018

Sebastián Meresman

Sebastián Meresman

Buenos Aires, 14 ene (EFE).- A cinco meses exactos del comienzo del Mundial, miles de argentinos se organizan para escribir canciones, hacer banderas, darse consejos sobre alojamientos y traslados y ayudarse a conseguir entradas, explicó a Efe Brian Sztamfater, creador del grupo "Argentinos al Mundial de Rusia 2018".

Uno de los objetivos del grupo, que incluye a habitantes de toda Argentina, es "unir a los hinchas que planean viajar solos" para que puedan disfrutar del Mundial con "alguien que está en la misma sintonía", explica Sztamfater.

La mayoría de las charlas se dan a través de las redes sociales, pero también se realizan reuniones en bares y distintos parques.

"Esas reuniones sirven para empezar a conocerse. Es toda gente que te vas a cruzar en Rusia, hay que relacionarse. Ahí obviamente surgen relaciones y gente que se hace amiga y planea realmente viajar junta", detalla.

Sztamfater estuvo presente en el Mundial de Brasil 2014 y, meses antes del comienzo de la Copa del Mundo, creó un grupo en la red social Facebook llamado "Argentinos al Mundial de Brasil 2014" porque tenía muchas dudas.

Ese grupo llegó a tener unos 7.000 miembros.

"Se hicieron juntadas, reuniones en Buenos Aires, Córdoba, Tucumán, distintos lugares de la provincia de Buenos Aires y no sé si en algún lugar más", contó Sztamfater, que compartió parte de su estadía en Brasil con gente que conoció en esas reuniones.

Para Rusia decidió repetir la experiencia para que los hinchas argentinos puedan "encontrar gente con la misma pasión y el mismo sueño de viajar al Mundial".

"Para compartir información tenemos un grupo de WhatsApp que está repleto, 256 personas, que es lo máximo. Abrimos un grupo de Telegram que no tiene límite para la gente que quedó afuera. Obviamente en el de Facebook (que tiene unos 3.000 miembros) compartimos la información dura de hospedajes de cada uno, de los pasajes, esas cosas", explicó.

"Las reuniones más que nada se hacen para conocerse y hacerse amigos antes de viajar. Quizás no llegás a compartir alojamiento pero es gente que te vas a cruzar en el viaje. Sirve para armar ya un grupo de gente", señaló.

Sztamfater contó que "la mayoría" de quienes planean viajar al Mundial de Rusia estuvieron en el de Brasil.

"Digamos que nos quedó a todos la espina de la final perdida y desde ese día que no dejamos de pensar en Rusia, en el 2018. También hay gente que no fue a Brasil y gente nueva que no fue a ningún Mundial. La minoría fue a Sudáfrica o Alemania o tiene más Mundiales", afirmó.

"La mayoría somos los que participamos en el de Brasil y vemos en el de Rusia una especie de revancha", añadió.

Para Sztamfater si Argentina se hubiese consagrado campeón del Mundial de Brasil 2014 (en el que perdió la final en tiempo añadido ante Alemania por 1-0), "la euforia no sería la misma" y "habría menos gente planeando viajar a Rusia".

En las redes sociales intercambian audios con canciones escritas por ellos para cantar durante la Copa del Mundo y también comparten ideas para armas banderas.

A Rusia llevarán la que armaron para Brasil, que dice: "Hagan L10 en la cancha, nosotros en la tribuna".

Sin embargo, Sztamfater diferencia a los hinchas que son miembros del grupo con los barras bravas (ultras violentos).

"Acá no hay barras, la mayoría somos hinchas comunes, por así decirlo, gente que empuja el sueño, gente que planeamos con tiempo, con esfuerzo, con trabajo. No aparecieron barras en el grupo y tampoco serían bien recibidos si apareciera alguno con las formas de manejarse de los barras", concluyó.

A cinco meses exactos del comienzo del Mundial los argentinos ya palpitan la fiebre mundialista y se organizan para alentar a un equipo que llegará golpeado tras haberse clasificado en la última jornada de las eliminatorias sudamericanas mundialistas y que se consagró campeón por última vez en la Copa América de Ecuador 1993. EFE

sam/sab