Escuche ahora

La W

Con Vicky Dávila


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Bolivia cobra primeros 20 millones de dólares de avales de la española Corsán

El Gobierno boliviano ya ha cobrado 20 millones de dólares de los 151 millones que en avales bancarios otorgó la empresa española Corsán Corviam, filial de la compañía Isolux Corsán, tras la rescisión de los contratos para construir una carretera y una planta hidroeléctrica.

La Paz, 21 abr (EFE).- El Gobierno boliviano ya ha cobrado 20 millones de dólares de los 151 millones que en avales bancarios otorgó la empresa española Corsán Corviam, filial de la compañía Isolux Corsán, tras la rescisión de los contratos para construir una carretera y una planta hidroeléctrica.

"El Banco Nacional (Banco Nacional de Bolivia, BNB) ya ha depositado en las cuentas de ENDE (Empresa Nacional de Electricidad de Bolivia) algo así como 20 millones de dólares", confirmó hoy el ministro de Energías, Rafael Alarcón, a los medios de comunicación.

El monto corresponde en concreto a los avales dados por un total de 117 millones de dólares para la construcción de la planta hidroeléctrica de Miguillas, en el noroeste de Bolivia, que fueron tramitados con tres bancos bolivianos.

"El día martes se ha notificado con la resolución del contrato a Corsán Corviam, se han elaborado las cartas para el cobro con las boletas de garantías, con diversas boletas de garantías que superan los 117 millones de dólares", agregó Alarcón.

Además, el Gobierno se plantea recuperar otros 34 millones de dólares de garantías entregadas para la adjudicación de la carretera entre las localidades amazónicas de Ixiamas y San Buenaventura.

El Estado boliviano contrató la construcción de la hidroeléctrica por 397,9 millones de dólares y la carretera por 137 millones.

Corsán Corviam paralizó ambas obras unilateralmente por razones de "seguridad física de las personas, incumplimientos contractuales no atribuibles al contratista y eventos sobrevenidos a la ejecución de obras que no han sido resueltos", según un comunicado de su matriz española, Isolux Corsán, que fue citado en medios de La Paz.

Isolux argumentó que la ENDE no atendió a las alternativas de la empresa para reformular la ejecución de la planta de Miguillas "ante la constatación de la imposibilidad material y técnica de ejecutar el proyecto tal y como le fue encargado en la adjudicación".

Alarcón explicó que ahora el proyecto de Miguillas se ejecutará "en forma desagregada", con "por lo menos seis contratos" distintos, varios de los cuales se adjudicarán directamente a subsidiarias de ENDE como ENDE Corani o ENDE Transmisión.

Alarcón dijo que, gracias a los avales, "no existe daño económico al Estado", pero sí se retrasará la ejecución del proyecto.

Respecto a la carretera, la compañía Isolux sostuvo que la estatal Administradora Boliviana de Carreteras (ABC), que adjudicó la obra a Corsán Corviam, retiene avales por valor de 12,1 millones de dólares que debían devolverse y le adeuda otros 10,8 millones, lo que habría ocasionado problemas con sus propios acreedores.

ABC también ha expresado que con el dinero de los avales se podrá retomar la construcción de la ruta de Ixiamas a San Buenaventura. EFE