Escuche ahora

Vidas W

Con Equipo W


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

China debe abordar urgentemente su problema de deuda empresarial, según OCDE

China debe "abordar urgentemente" los problemas de deuda de sus empresas, que generan riesgos financieros para su desarrollo económico, indicó hoy la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Pekín, 21 mar (EFE).- China debe "abordar urgentemente" los problemas de deuda de sus empresas, que generan riesgos financieros para su desarrollo económico, indicó hoy la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Las empresas chinas, que en buena parte son empresas estatales, alcanzaron una deuda equivalente al 170 % del PIB nacional en 2016 (no llegaba al 100% en 2008), lo que representa el nivel más alto entre las principales economías mundiales, según el último informe anual de la OCDE sobre la economía china, presentado hoy en Pekín.

Ya en junio del año pasado, el Fondo Monetario Internacional (FMI) alertó sobre este fenómeno y pidió al Gobierno de Pekín que frenase el rápido ascenso del crédito y la deuda, los principales riesgos que se ciernen sobre la transición estructural que está viviendo la segunda economía mundial.

El informe asegura que la transformación a una economía basada en el consumo interno y los servicios exige enfrentarse a problemas como el apalancamiento o el exceso de capacidad en el sector inmobiliario y en la industria pesada.

"China debería facilitar la salida del mercado de las empresas estatales inviables para que los recursos puedan ser utilizados por compañías más productivas", explicó en rueda de prensa el director de Estudios de País del Departamento Económico de la OCDE, Álvaro Pereira.

Entre sus recomendaciones destaca la retirada gradual de las garantías implícitas a estas corporaciones estatales, así como despolitizar sus consejos de administración y promover la contratación de consejeros realmente independientes, así como acelerar el proceso de bancarrota para agilizar la liquidación de algunas compañías.

La OCDE prevé para este año un crecimiento del 6,3 % de la economía china, ligeramente inferior al "alrededor del 6,5 %" que espera el Gobierno de Pekín.

Si bien el informe alaba la transición hacia un modelo de crecimiento más lento pero sostenible, el informe señala que las próximas reformas deberían estar orientadas a conseguir un desarrollo más inclusivo que permita reducir la creciente desigualdad entre las áreas urbanas y las rurales.

Para ello, la organización insta al Ejecutivo comunista a realizar modificaciones en su sistema fiscal, que permitan una mayor distribución de los beneficios derivados del crecimiento económico, así como que el Gobierno central establezca impuestos recurrentes a la propiedad a nivel nacional o elevar la edad de jubilación.

Otra de las principales recomendaciones del informe es diversificar la inversión pública en I+D, que, pese a situarse en un nivel similar al de los principales 15 países de la Unión Europea actualmente se centra sobre todo en transporte -especialmente en ferrocarril- y en electrónica.

Asimismo, la OCDE instó al país asiático a reducir las barreras a la iniciativa empresarial.

Pese a estos problemas, Pereira aseguró que China "se mantiene fuerte" y tiene un Gobierno que "es capaz de solucionar los problemas que surjan", por lo que continuará siendo el "principal motor del crecimiento global" en los próximos años. EFE

vec/rcf/msr