Escuche ahora

La W

Con Vicky Dávila


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Cómo generar hábitos saludables en los niños

Los primeros 1000 días (270 días de la gestación, 365 días del primer año de vida, 365 días del segundo año de vida) son fundamentales para su bebé.

Importancia de las proteinas en la infancia . Foto: Redacción Comercial

Wilson Daza Carreño

Gastroenterólogo Pediatra, Magíster en Nutrición Clínica,

Profesor Asociado Facultad de Medicina Universidad EL Bosque,

Director Unidad de Gastroenterología, hepatología y nutrición pediátrica, GASTRONUTRIPED – Bogotá www.gastronutriped.com

Los primeros 1000 días (270 días de la gestación, 365 días del primer año de vida, 365 días del segundo año de vida) son los pilares sólidos para proyectar un crecimiento físico, desarrollo cerebral y desarrollo inmunológico (defensas) óptimos en el niño y también, una adecuada programación de su salud futura.

Estos 1000 días se consideran una oportunidad que no se repite y de ahí la importancia de una adecuada alimentación en este período crítico. Cuando el bebé nace, el mejor regalo que su madre puede darle es alimentarlo con leche materna. La leche materna contiene proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas, minerales y cubre las necesidades de agua que requiere el bebé.

Dentro de los nutrientes esenciales para el niño, la proteína se considera un componente fundamental para el organismo porque hace parte de casi el 50% del peso seco del cuerpo humano y porque la velocidad de crecimiento del niño está vinculada, en parte, por la proteína que el bebé recibe.

Las proteínas están distribuidas en todo el organismo, se utilizan para formar células, renovar células, reparar tejidos, para el crecimiento y para dar estructura a órganos importantes como por ejemplo el cerebro. También, existen proteínas en el organismo con diferentes funciones (proteínas funcionales) como por ejemplo: proteínas que transportan el oxígeno en el cuerpo, las enzimas que digieren los alimentos, los anticuerpos que defienden de las infecciones, las hormonas que por ejemplo como la insulina ayudan a utilizar los azúcares que se consumen, los neurotransmisores que están involucrados en las funciones del cerebro como los estados de sueño-vigilia, en los estados de ánimo y en la regulación del apetito.

Las proteínas tienen beneficios importantes en el niño en los primeros años de vida, por ejemplo son necesarias para que el niño crezca saludablemente, se desarrollen adecuadamente sus defensas (sistema inmunológico) y su cerebro.

La leche materna es el mejor alimento para el bebé porque aporta los nutrientes necesarios para desarrollar el intestino, el cerebro, el sistema endocrino (hormonas), el sistema inmune (defensas), así como también el desarrollo de otros sistemas.

Los nuevos descubrimientos de la leche materna, se relacionan con la cantidad y la excelente calidad de proteínas que le provee a tu bebé.

La leche materna en los primeros dos meses de edad del niño contiene mayor cantidad de proteína, conforme el niño va creciendo se va reduciendo la cantidad de esta proteína, estabilizándose  entre el segundo y tercer mes de vida del niño. En general, la cantidad de proteína que aporta la leche materna es de alrededor de 1,8 gramos por 100 kilocalorías. Esta cantidad de proteína es la justa, sin excesos, para que el niño tenga su crecimiento óptimo y para el desarrollo de su sistema de defensas y cerebro.

La razón de esta disminución de proteínas es para que no tenga un exceso de proteínas en su organismo que empiecen a alterar su metabolismo. Cuando hay excesos de proteína, esa proteína que no es utilizada por el organismo del bebé, tiene que ser metabolizada por el hígado y luego ser eliminada por el riñón. Ambos órganos, el hígado y el riñón, son inmaduros en el bebé y esta recarga de trabajo les ocasiona un estrés metabólico.

Darle la cantidad justa de Proteínas a tu hijo, es clave para una lograr una adecuada salud presente y futura

Además, la calidad de la proteína de la leche materna es única, tiene una excelente distribución de sus aminoácidos (aminoácidos son las unidades que conforman las proteínas), con niveles menores de algunos aminoácidos que estimulan la hormona insulina. Dentro de las funciones de la Insulina está la acumulación de grasa en el organismo. Por tanto, con una proteína de excelente calidad en los primeros años de vida, también se programa para que el niño tenga menos acumulación de grasa, tenga un crecimiento óptimo y reduzca el riesgo de sobrepeso y obesidad. 

Darle a tu hijo una proteína de excelente calidad, es clave para una lograr una adecuada salud presente y futura

El cuidado del metabolismo desde los primeros días de vida y en los primeros años de vida para que el bebé goce de una excelente salud infantil (funcionen adecuadamente su digestión, sus hormonas, sus defensas y mantengan un peso saludable) y que continúe este bienestar de su metabolismo en la vida adulta es lo que actualmente se llama “programación metabólica”.

Los últimos avances científicos han demostrado que los niños amamantados tienen un crecimiento óptimo, un adecuado desarrollo del cerebro y menor probabilidad de sufrir infecciones y diarreas cuando están en la etapa infantil pero además, menor posibilidad de sufrir sobrepeso-obesidad y de enfermedades asociadas como diabetes, hipertensión y problemas cardíacos cuando ellos sean adultos.              

El exceso de proteínas en los primeros 2 años de vida se asocia con mayor riesgo de sobrepeso-obesidad. La obesidad se ha asociado con diabetes, hipertensión y problemas cardíacos.

El cuidado del metabolismo desde los primeros días de vida es vital para que el bebé goce de una buena salud infantil.

Los últimos avances científicos han demostrado que los niños amamantados tienen un crecimiento óptimo.