Escuche ahora

Música de hoy y siempre [sábados]

Con Eduardo Peña


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Fedecafé hace llamado urgente al Gobierno Nacional por estrepitosa caída en los precios

Existe preocupación en el gremio cafetero luego de que el precio en la Bolsa de Nueva York cerrara a 98 centavos de dólar.

El precio de la libra de café en el mercado internacional llegó a estar por debajo de un dólar. Foto: Getty Images

El precio de la libra de café en el mercado internacional llegó a estar por debajo de un dólar. Ante esta contingencia, el comité directivo de la Federación Nacional de Cafeteros hizo un llamado al Gobierno Nacional para encontrar soluciones estructurales a esta situación.

Este gremio también extendió la invitación a la industria a lo largo de globo para tomar medidas con carácter de urgencia en favor de las 25 millones de familias que viven de la producción de este producto.

(Relacionado: La producción de café en enero creció pero no alcanza aún sus mejores registros)

Los cafeteros manifestaron que la actual situación los pone contra la pared para cumplimiento de las obligaciones crediticias vigentes, así como para la compra de fertilizantes, insumo, cuyo valor ha venido creciendo.

El Comité Directivo del gremio insistió en que es necesario el compromiso de todos los actores de la cadena para que participen con corresponsabilidad en la determinación de un precio de referencia que responda a los costos de producción.

En el mensaje al mercado internacional los cafeteros hicieron énfasis en la necesidad de un mayor compromiso de la industria para un mejor ingreso a los productores, pues es lo único que garantiza la continuidad del suministro del grano y la sostenibilidad de la industria en su conjunto.

Según reportó este gremio, el precio lleva 27 meses en una caída constante que se ha intensificado desde septiembre de 2018, punto de quiebre que ha resultado hasta fecha con un promedio de 98 centavos la libra de café en el mundo. Este es un fenómeno que no se presentaba desde el año 2006.

Esta situación ha significado una pérdida de más de un billón de pesos para los caficultores colombianos.