Escuche ahora

Boogie Nights

Programación W


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Guajardo: "No negociaremos el TLCAN desde una posición de debilidad"

El secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo, aseguró hoy que su país no renegociará el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) desde una posición "de debilidad", sino que lo hará desde una "realista" en la que Estados Unidos y México se necesitan mutuamente.

Alex Segura Lozano

Austin (EE.UU.), 21 abr (EFE).- El secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo, aseguró hoy que su país no renegociará el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) desde una posición "de debilidad", sino que lo hará desde una "realista" en la que Estados Unidos y México se necesitan mutuamente.

"Sin duda la relación económica es la más importante que hay entre ambos países, pero al mismo tiempo somos conscientes de que México es extremadamente importante para la seguridad nacional de EE.UU. y para los procesos de tránsito e inmigración", destacó Guajardo en una entrevista con Efe en el Consulado General de México en Austin (Texas, EE.UU).

Agregó que México es consciente de cuáles son sus fortalezas y de la trascendencia del acuerdo comercial, que se podría empezar a discutir a partir del próximo agosto, según cálculos del propio secretario mexicano.

Esta misma semana, el presidente de EE.UU., el republicano Donald Trump, consideró "ridículo" el proceso legal estadounidense que le impide iniciar "inmediatamente" la renegociación con México del TLCAN.

El proceso establecido por la ley actual en Estados Unidos respecto a tratados comerciales establece que el Ejecutivo debe dar aviso al Congreso con 90 días de antelación su intención de revisar un acuerdo previo, y presentar los objetivos ante los comités respectivos de la Cámara de Representantes y el Senado.

El Departamento de Comercio no ha informado por ahora que haya enviado ya esa notificación al Congreso, pese a que el titular de esa cartera, Wilbur Ross, había asegurado que quería hacerlo antes del receso legislativo de abril, que ya ha comenzado.

Guajardo confió en que esta situación se pueda arreglar dentro de un plazo de dos semanas y poder sentarse en la mesa con su homólogo estadounidense a partir de agosto para renegociar un tratado que se firmó en 1994 y "necesita actualizarse", dijo.

Durante su visita oficial a Austin, el titular de la cartera económica tuvo una reunión con el gobernador de Texas, Greg Abbott, con quien abordó la relevancia del intercambio transfronterizo, así como las oportunidades de colaboración para fomentarlo.

Texas es el principal estado de EE.UU. que exporta bienes a México y, a su vez, México representa el 40 % de sus ventas al mundo.

"Texas tiene un gobernador que entiende perfectamente la relevancia del comercio entre este estado y México y los beneficios mutuos que produce", aseveró Guajardo, quién al mismo tiempo indicó que Abbott es un líder importante dentro del Partido Republicano con una comunicación privilegiada con la Casa Blanca.

"Esto es exactamente lo que necesitamos: mentes que entienden la racionalidad económica de la relación comercial y el impacto positivo puedan influir con su consejo de cómo asegurarnos que mejoremos el TCLAN y construyamos valor en vez de destruirlo", remarcó.

Respecto a quién pagará el hipotético muro que dividirá la frontera entre los dos países que el presidente estadounidense pretende construir y hacer que sufrague México, Guajardo dijo que la posición de rechazo de su país en este sentido es "clarísima".

El secretario recordó que en la última llamada que se hicieron los presidentes de ambos países acordaron que para avanzar en la construcción de la agenda común en todos los temas deberían dejar de un lado el debate de la financiación del muro.

"Al principio nuestra posición se interpretó como una estrategia de negociación, pero a estas alturas ya está clarísimo de que no hay manera de que consideremos esa posibilidad", apostilló el ministro mexicano.

Guajardo se refirió de esta manera a la promesa política de Trump de que México sea quién pague de una manera u otra el levantamiento de la barrera física entre los dos territorios.

El economista celebró que la actual administración "se haya acomodado correctamente a sus responsabilidades" para poder tener un diálogo "más pragmático y centrado en realidades".

"Arrancamos el año abruptamente con algunos mensajes y tuits que pusieron nerviosos a los mercados, pero afortunadamente esto ha ido cambiando y mostrando un avance más estable", concluyó Guajardo. EFE

as/hma/dsz