Escuche ahora

La W

con Julio Sánchez Cristo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Impago desencadena baja en calificaciones de bancos y empresas de El Salvador

El impago de 55 millones de dólares que El Salvador tiene con las Administradoras de Fondos de Pensiones desencadenó una baja en las calificaciones de bancos locales y situó en "observación negativa" a bonos de distribuidoras eléctricas y empresas estatales, constató hoy Efe.

San Salvador, 21 abr (EFE).- El impago de 55 millones de dólares que El Salvador tiene con las Administradoras de Fondos de Pensiones desencadenó una baja en las calificaciones de bancos locales y situó en "observación negativa" a bonos de distribuidoras eléctricas y empresas estatales, constató hoy Efe.

La agencia Fitch Ratings bajó las "clasificaciones internacionales" de los salvadoreños Banco Agrícola y Banco Davivienda por la reducción del "techo" de país y de la deuda soberana a largo plazo y bonos "en moneda extranjera no garantizados", que anunció recientemente.

Las "clasificaciones internacionales de largo plazo (IDR, por sus siglas en inglés)" de ambos bancos fueron ajustadas de "BB-" a "B-" y Fitch también degradó las "clasificaciones de viabilidad (VR)" a "CCC" desde "B" y las de "soporte (SR)" a "5" desde "3".

"Fitch considera que el compromiso de los accionistas con sus subsidiarias es lo suficientemente fuerte para que estas tengan clasificaciones por encima de la clasificación soberana. Sin embargo, el techo país de El Salvador limita las clasificaciones de soporte de ambos bancos", reza un reporte emitido el jueves.

La entidad explicó que "cuando el riesgo país es alto, las clasificaciones de las subsidiarias están limitadas a niveles significativamente menores a los posibles" y añadió que las IDR y VR de ambos bancos "se mantienen sensibles a cambios en la clasificación soberana de El Salvador y el techo país".

Similar acción realizó Moody's, según un informe fechado el pasado miércoles, en el que anunció la baja de las calificaciones de los bonos del estatal Banco de Desarrollo de El Salvador (Bandesal) y de depósitos a largo plazo del privado Banco Agrícola; previamente bajó las calificaciones de "emisor" y de la deuda a largo plazo de El Salvador a "Caa1" desde "B3" con "perspectiva negativa".

De igual forma, el 12 de abril pasado, Fitch bajó la calificación de riesgo de emisor a largo plazo de AES El Salvador Trust II, compañía financiera de las distribuidoras de energía eléctrica, a "CCC" desde "B"; baja que afecta a los 310 millones de dólares emitidos en bonos en 2013 y que vencen en 2023.

La calificadora de riesgo también colocó en "observación negativa" en los últimos días la titularización de activos de la empresa generadora de energía geotérmica LaGeo, administrada por el Estado, de la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (Anda) y del Fondo de Conservación Vial (Fovial).

Señaló que la acción "refleja (la) incertidumbre sobre el efecto final que pueda tener el impago por parte del soberano de los intereses de una deuda con los fondos de pensiones privados".

El Gobierno salvadoreño se declaró en impago el 7 de abril pasado al no alcanzarse un acuerdo en el Congreso para autorizar la emisión de 70 millones de dólares en bonos destinados al pago a los militares jubilados y a abonar a la deuda con las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) por los próximos 3 meses.

El presidente de la Asociación Salvadoreña de AFP (Asafondos), René Novellino, advirtió el jueves que el Gobierno se quedará sin fondos para pagar las pensiones de unas 160.000 personas del sistema abandonado en 1998 si no salda el impago.

Esto en referencia a que las AFP dejarán de comprar, con los ahorros de los trabajadores para su jubilación los títulos valores que emite un fideicomiso administrado por Bandesal con los que se pagam las pensiones.

La deuda total del Gobierno con las AFP asciende a más de 5.700 millones de dólares desde el 2006, cuando se creó el Fideicomiso de Obligaciones Previsionales (FOP), y equivalen al 60 % de los fondos de pensiones, indicó Novellino. EFE