Escuche ahora

Boogie Nights

Programación W


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Jefe del emisor mexicano niega roces con Gobierno y asegura transición tersa

El gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens, negó hoy tener roces con el Gobierno que llevaran a su renuncia al cargo, efectiva al 1 de julio de 2017, y garantizó una "transición tersa y ordenada" en la dirección del instituto emisor.

México, 1 dic (EFE).- El gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens, negó hoy tener roces con el Gobierno que llevaran a su renuncia al cargo, efectiva al 1 de julio de 2017, y garantizó una "transición tersa y ordenada" en la dirección del instituto emisor.

"De ninguna manera se debe ver mi salida como una reacción de mi parte a una situación coyuntural o algún supuesto desencuentro con la Secretaría de Hacienda o con el Gobierno federal. No hay nada de eso", aseguró en una rueda de prensa en la sede del banco central.

Carstens dijo que mantiene una "excelente" coordinación con la Secretaría de Hacienda, agradeció el "respeto a la autonomía" de Banxico y aseguró que la diferencia en los pronósticos de crecimiento de la economía entre ambas instituciones, como la registrada la semana pasada, es "algo sano".

Si algo "nos caracteriza es que en la incertidumbre hay diferentes puntos de vista", afirmó el economista, quien renunció como gobernador de Banxico para convertirse en gerente del Banco de Pagos Internacionales (BIS, por su sigla en inglés) en octubre próximo, en sustitución del español Jaime Caruana.

"Lamentablemente los tiempos no los marco yo, no los marca México lo marca una institución global, que es el BIS" -que agrupa a 60 bancos centrales de países que representan el 95 % del PIB (producto interno bruto) mundial-, dijo al descartar que su salida pueda ser comparada con la de decisión de un capitán que abandona el barco en medio de la tormenta.

"Yo voy a estar siete meses (más en el cargo) y espero que la tormenta no dure tanto", comentó al aludir a los efectos en la economía de la llegada del republicano Donald Trump a la Casa Blanca en enero próximo.

El periodo de siete meses para que la renuncia sea efectiva es una garantía de que "la transición de un gobernador al siguiente sea tersa, ordenada y sin sobresaltos", añadió.

Sobre su sucesor, señaló que el presidente de México, Enrique Peña Nieto, "hará una designación atinada, el banco va a tener un buen gobernador y el país a va ganar a un representante" en una institución global.

Carstens bromeó con el nuevo titular de Banxico debe ser "más esbelto" y, ya en tono serio, indicó que la ley marca con claridad las características que debe reunir, entre ellas tener "experiencia en materia financiera y en asuntos de política económica".

Sobre su labor al frente del BIS, dijo que desde allí buscará dar la visión sobre lo que es más importante en el mediano y largo plazo, para que cada uno de los institutos puedan llevar a cabo mejor su labor y "la suma de ellos nos lleven a una situación más satisfactoria en la economía mundial".

El economista fue nombrado gobernador del banco central a finales de 2009, durante el mandato del presidente Felipe Calderón (2006-2012), por un periodo de seis años y en septiembre de 2015 fue ratificado para un nuevo mandato que concluiría en diciembre de 2021.

Goza de un gran prestigio dentro y fuera del país. En 2011 fue propuesto por México para ocupar la dirección del Fondo Monetario Internacional (FMI), un proceso en el que fue derrotado por la francesa Christine Lagarde.

El BIS es la institución financiera internacional más antigua del mundo, fundada en mayo de 1930; su sede se encuentra en Basilea, Suiza, y asiste a los bancos centrales en la promoción de la estabilidad monetaria y financiera global. EFE

jth/pmc/dmt