Escuche ahora

Música W

con Con Esteban Vásquez


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

La televisión pública colombiana busca en "La paz silenciosa" un nuevo camino

Historias de gran crudeza, como la de Elmer Johan Zapata, que de pequeño contaba los muertos que dejaba el conflicto armado colombiano mientras descendían por el río, protagonizan "La paz silenciosa", una nueva -y ambiciosa- serie documental de la televisión pública del país.

Miquel Vera Ligero

Bogotá, 20 may (EFE).- Historias de gran crudeza, como la de Elmer Johan Zapata, que de pequeño contaba los muertos que dejaba el conflicto armado colombiano mientras descendían por el río, protagonizan "La paz silenciosa", una nueva -y ambiciosa- serie documental de la televisión pública del país.

"Semanalmente en el río podíamos contar diez o quince muertos, sobre todo jóvenes, eso era una cosa de locos. La semana que no había muertos nos preguntábamos por qué", relata Zapata en el segundo capítulo de esta producción apoyada por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid).

El objetivo del formato es mostrar cómo antes de la firma del acuerdo de paz que puso punto final a cinco décadas de conflicto con las FARC, en el campo colombiano ya había gente luchando para salir adelante y dejar atrás la violencia y el narcotráfico, con esfuerzo, resilencia y sacrificio.

"Para crear memoria hay que contar lo que está pasando en el presente, y esa es la apuesta de la televisión publica ahora, mostrar la transformación del país", explicó el gerente de la Radiotelevisión Pública Colombiana (RTVC), John Jairo Ocampo, en una entrevista con Efe.

Asimismo el directivo, quién lamentó que durante décadas "lo único que vivieron los colombianos fue el conflicto", señaló que la serie es una apuesta por mostrar "nuevas realidades" a pesar de que es consciente de que no lo lograrán "de la noche a la mañana".

Con esa vocación, el ente público se embarca desde hace meses en la recuperación de la memoria del campo colombiano con nuevos formatos documentales, a la vez que investiga y restaura su valioso archivo sonoro y audiovisual, que sus responsables describen como historia viva de Colombia.

"Ahora que se está transformando el país nos perdemos contando las pequeñas historias de inseguridad, que estamos magnificando, y olvidamos las grandes historias de transformación del país", subrayó el directivo, que habla de "La paz silenciosa" con orgullo, convencido de que este formato gustará e impactará dentro y fuera de las fronteras colombianas.

Así, Ocampo apuntó que la prensa y en especial las cadenas de televisión están "a tiempo" de transformar la manera en la que cuentan la realidad más reciente y resaltó el papel que debe desempeñar la radio y la televisión estatal en esa delicada transición.

"Hemos construido nuestro propio modelo (...) todo lo que hemos vivido nos ha dado para pensar en qué queríamos hacer sin mirar qué hacían otros", resaltó Ocampo, quien subraya la originalidad de los contenidos que ofrece la RTVC.

Además se muestra esperanzado de que poco a poco esta cadena se consolide como una "alternativa" a las grandes operadoras del país.

El directivo de RTVC también destacó las escenas de "perdón" real que se muestran en la series y programas de la emisora, hasta el punto que en muchas ocasiones han retratado historias en las que víctimas y victimarios han acabado unidos incluso como socios de negocio.

"Mostramos una realidad que está pasando en el campo y las zonas de conflicto, hay unas transformaciones sorprendentes que nadie está mostrando", resaltó Ocampo, quien describió los formatos que relatan la nueva realidad del país como "la mayor contribución" que pueden hacer los medios de comunicación.

En este sentido, la cadena pública pone su granito de arena con este "La paz silenciosa" en los que se muestran los avances y éxitos que el campo colombiano ha hecho en su camino hacia "una nueva Colombia".

Con ese objetivo, la radiotelevisión publica colombiana cuenta con la voz de quienes que han logrado transformar sus territorios y sus vidas mientras le ganan la batalla a la guerra y a la ilegalidad en las zonas más afectadas por el conflicto. EFE