Escuche ahora

Música W

con Con Esteban Vásquez


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Los suizos votarán mañana sobre un futuro energético sin centrales nucleares

Los suizos votarán mañana en referéndum la Estrategia Energética 2050 aprobada por el Parlamento, que busca reducir el consumo de electricidad, aumentar la eficiencia energética, promover las energías renovables y, sobre todo, prohibir la construcción de nuevas centrales nucleares.

Ginebra, 20 may (EFE).- Los suizos votarán mañana en referéndum la Estrategia Energética 2050 aprobada por el Parlamento, que busca reducir el consumo de electricidad, aumentar la eficiencia energética, promover las energías renovables y, sobre todo, prohibir la construcción de nuevas centrales nucleares.

El Gobierno suizo comenzó a trabajar en la nueva ley después del accidente nuclear japonés de Fukushima en 2011 para dejar atrás la era nuclear y sentar las bases para un ambicioso proyecto de transformación energética en Europa.

Suiza cuenta con cinco centrales nucleares, que serán desactivadas una vez cumplida su vida útil, en 20 y 30 años.

Un tercio de la energía que produce Suiza es de origen nuclear, un 60 % procede de centrales hidroeléctricas y el resto de centrales termoeléctricas y de varias fuentes de energía renovable.

Dado que con la nueva ley Suiza ya no podrá contar en un futuro con un tercio de la energía que produce, la Estrategia 2050 establece una reducción del consumo de energía y electricidad.

Para compensar esta reducción, Suiza pretende aumentar la producción de energía a través de recursos renovables como la energía solar, la eólica, la biomasa, el biogas y la geotérmica.

Para poder financiar este impulso a las energías renovables, los hogares y las empresas tendrán que pagar más por la electricidad.

Mientras, los detractores de la Estrategia -Alianza Energía y un comité pluripartidista con miembros del derechista UDC, los liberales del FDP, los democristianos del CVP- aseguran que los costes serán mucho mayores para los consumidores de los que prevé el Gobierno.

Sostienen que la ley costará en los próximos 30 años 200.000 millones de francos, lo que supone para un hogar con cuatro personas cada año 3.200 francos más en impuestos y gastos.

Igualmente argumentan que la exigencia de reducir casi en la mitad el consumo energético en los próximos 18 años requiere "medidas drásticas" a los suizos, con instalaciones nuevas en sus viviendas y edificios y con más burocracia y prohibiciones.

Afirman asimismo que la ley provocará pérdidas de puestos de trabajo y de bienestar, sobre todo en el turismo, los comercios minoristas y los sectores manufactureros, y que las instalaciones eólicas y fotovoltáicas adicionales "destrozarán" la naturaleza. EFE