Escuche ahora

Primera Hora

Con Jefferson Mejía


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Los vigilantes del aeropuerto español de Barcelona acuerdan mantener huelga

Los vigilantes encargados del control de seguridad del aeropuerto español de Barcelona (noreste) decidieron hoy en asamblea mantener la huelga indefinida que tenían convocada a partir de mañana.

(Actualiza con la reacción del Gobierno español)

Barcelona (España), 13 ago (EFE).- Los vigilantes encargados del control de seguridad del aeropuerto español de Barcelona (noreste) decidieron hoy en asamblea mantener la huelga indefinida que tenían convocada a partir de mañana.

Según datos facilitados por el comité de huelga al término del recuento, de los 400 trabajadores que componen la plantilla de Eulen, 187 participaron, con un resultado de 150 votos a favor de rechazar la propuesta de mediación del Gobierno regional de Cataluña, 36 en contra y uno nulo.

Los trabajadores de esa empresa en el aeropuerto de Barcelona iniciaron los paros hace varias semanas para conseguir un aumento salarial y de personal.

La única propuesta sometida hoy a votación era un complemento salarial de 200 euros en doce mensualidades que, según las explicaciones de una empleada de Eulen, supondrían unos 100 euros reales, ya que los trabajadores cobran desde hace nueve años un plus de 98,50 euros que quedaría absorbido en el incremento sugerido.

Tras la asamblea, el ministro español de Fomento, Íñigo de la Serna, anunció que el Gobierno ya ha iniciado los trámites para un laudo arbitral de obligado cumplimiento que determine las condiciones laborales de los trabajadores.

El titular de Fomento compareció ante los medios para criticar la "postura muy inmovilista" del comité de huelga y lamentar el rechazo a una propuesta "razonable".

De la Serna subrayó que el Ejecutivo de Mariano Rajoy (PP, centroderecha) no está dispuesto a que "la decisión de unos pocos, 150, afecte a millones de españoles y turistas que utilizan estos días el aeropuerto de El Prat (Barcelona)".

Además del mencionado laudo, el Gobierno reforzará el despliegue de la Guardia Civil en el aeródromo.

Este despliegue, que hoy aumentó de manera ostensible en coincidencia con otra jornada de paro parcial de los vigilantes, fue ordenado por el Ejecutivo para garantizar la seguridad tras varias semanas de colas y aglomeraciones de viajeros ante los mostradores y los controles de seguridad.

La Delegación del Gobierno en la región de Cataluña ha decretado unos servicios mínimos del 90 por ciento para la huelga indefinida que comienza mañana, con el objetivo de "garantizar el funcionamiento de los servicios esenciales".

Los vigilantes de los controles de seguridad, pertenecientes a la empresa privada Eulen, iniciaron el 4 de agosto paros parciales y convocaron una huelga indefinida para el lunes 14 para intentar conseguir una oferta mejor.

En plena salida de las vacaciones de agosto, los viajeros más previsores, unos resignados y otros enojados, llegan al aeropuerto hasta cinco o seis horas antes del vuelo, aunque a veces han tenido que esperar la apertura de los mostradores de facturación.

Quienes pierdan el vuelo a causa de esta huelga de vigilantes tendrán que reclamar al gestor español de aeropuertos (Aena), según las asociaciones de consumidores.

El aeropuerto de Barcelona-El Prat, con 44 millones de pasajeros al año, es el segundo en tráfico aéreo de España, tras el de Madrid. EFE

rm/fl/son/cmm/emm