Escuche ahora

Hora 22

Con Eduardo Peña


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

28 Sirios bloqueados en frontera argelino-marroquí "en situación muy difícil"

Veintiocho refugiados sirios llevan más dos meses bloqueados en la frontera entre Argelia y Marruecos y "en situación muy difícil, con escasez de agua, alimentos y medicinas", dijo hoy el representante en Rabat del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), Jean Paul Cavalieri.

Rabat, 20 jun (EFE).- Veintiocho refugiados sirios llevan más dos meses bloqueados en la frontera entre Argelia y Marruecos y "en situación muy difícil, con escasez de agua, alimentos y medicinas", dijo hoy el representante en Rabat del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), Jean Paul Cavalieri.

"Su situación se deteriora cada día", advirtió Cavalieri, quien reconoció que la dificultad aumenta por un "contexto políticamente delicado", debido a las malas relaciones entre los dos países, que se culpan mutuamente de la situación de los refugiados sirios en la frontera.

Los sirios, mayormente familias y entre los que se cuentan diez niños pequeños, llegaron hacia el 17 de abril a territorio marroquí, pero las autoridades de Rabat los bloquearon en la frontera arguyendo que debían retornar a Argelia, de donde habían sido "expulsados por la fuerza".

De los 54 refugiados que llegaron en esa fecha, la mitad han abandonado el lugar, sin que quede claro si han logrado entrar en Argelia o Marruecos.

Este caso ha motivado la enésima crisis diplomática entre los dos países del Magreb, con llamadas a consultas de los embajadores en ambas capitales, mientras los refugiados asistían impotentes a la llegada del calor y del mes de ayuno de ramadán.

El 1 de junio, el Gobierno argelino anunció que se hacía cargo de los sirios bloqueados en la frontera, pero posteriormente "se retractó", explicó hoy Cavalieri, quien por su parte dijo confiar "en la buena voluntad de Marruecos", teniendo en cuenta que el país tiene también "derecho a proteger sus fronteras".

Menos amable fue la organización Amnistía Internacional, que el pasado 7 de junio acusó al Gobierno de Rabat de "burlarse de sus obligaciones internacionales" al negarse a autorizar la entrada de los sirios.

Aunque Marruecos tiene actualmente en su territorio a 3.478 sirios con estatus reconocido de refugiado (casi la mitad de todos los que hay en el país), hasta ahora se niega a acoger a los 28 de la frontera por la supuesta intención de Argel de "suscitar un efecto llamada y generar un flujo migratorio masivo e incontrolable hacia Marruecos". EFE