Escuche ahora

Primera Hora

Con Jefferson Mejía


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

AI denuncia aumento de abusos por policía egipcia tras impunidad por masacre

Amnistía internacional (AI) denunció hoy la impunidad de las fuerzas de seguridad egipcias que participaron en la "masacre de Rabaa" hace cuatro años, cuando cientos de seguidores de los Hermanos Musulmanes murieron en el desalojo violento de una acampada de protesta en El Cairo.

El Cairo, 14 ago (EFE).- Amnistía internacional (AI) denunció hoy la impunidad de las fuerzas de seguridad egipcias que participaron en la "masacre de Rabaa" hace cuatro años, cuando cientos de seguidores de los Hermanos Musulmanes murieron en el desalojo violento de una acampada de protesta en El Cairo.

Esa "falta de justicia", destacó la organización en un comunicado, ha abierto la puerta a "graves abusos de los derechos humanos" por parte de la policía, incluido el uso letal de la violencia y desapariciones forzadas.

"El oscuro legado del fracaso de no llevar a nadie (culpable) ante la justicia es que las fuerzas de seguridad egipcias hoy sienten que no tienen que rendir cuentas por cometer violaciones de los derechos humanos", dijo la directora de campañas de AI para el Norte de África, Nayia Bunaim.

Desde el desalojo del campamento de los seguidores del presidente islamista Mohamed Mursi, derrocado en un golpe de Estado el 3 de julio de 2013, "las fuerzas de seguridad han aumentado sus abusos y variado sus métodos, llevando a cabo desapariciones forzosas y ejecuciones extrajudiciales a un nivel nunca visto antes", añadió Bunaim.

Al menos 1.700 personas han sido "desaparecidas" desde 2015 por "agentes estatales" y decenas ejecutadas, según la ONG.

Frente a la impunidad, AI denunció la persecución de cientos de personas que participaron en las acampadas islamistas y otras manifestaciones posteriores, que están siendo procesadas en "juicios masivos injustos".

Según la ONG, al menos 1.231 personas están imputadas en dos casos por la muerte de seis policías durante el desalojo de Rabaa y otros tres en los disturbios de la mezquita de Al Fath, en los que murieron 120 manifestantes el 16 de agosto de 2013.

Un total de 737 personas han sido acusadas de participar en la acampada de Rabaa al Adauiya, entre ellos periodistas, como el fotógrafo Mahmud Abu Zeid, conocido como "Shawkan", arrestado el 14 de agosto de 2013 y que a día de hoy permanece en prisión preventiva.

"Es chocante el nivel de desigualdad entre la impunidad rampante de la que disfrutan las fuerzas de seguridad que tomaron parte en el desalojo de Rabaa y la persecución masiva de seguidores de los Hermanos Musulmanes que participaron en la protesta, así como periodistas que estaban informando ese día", destacó Bunaim.

Según el gubernamental Consejo Nacional de Derechos Humanos (CNDH) 632 personas murieron en las acampadas de Rabaa al Adauiya y Al Nahda, en El Cairo, mientras que las ONG internacionales cifran en más de 800 los fallecidos a manos de las fuerzas de seguridad en pocas horas. EFE