Escuche ahora

Primera Hora

Con Jefferson Mejía


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Asesinan a un militante histórico del Movimiento de los Tierra en Brasil

Un militante histórico del Movimiento de los Sin Tierra (MST) de Brasil y sobreviviente de la matanza de 19 miembros de ese grupo ocurrida en la Amazonía en 1996 fue asesinado hoy por desconocidos que invadieron el hospital en el que se recuperaba de un atentado, informaron fuentes oficiales.

Río de Janeiro, 20 mar (EFE).- Un militante histórico del Movimiento de los Sin Tierra (MST) de Brasil y sobreviviente de la matanza de 19 miembros de ese grupo ocurrida en la Amazonía en 1996 fue asesinado hoy por desconocidos que invadieron el hospital en el que se recuperaba de un atentado, informaron fuentes oficiales.

Waldomiro Costa Pereira fue tiroteado por cinco hombres armados y encapuchados que invadieron en la madrugada de hoy el hospital de la ciudad de Paraupebas en el que había sido ingresado el sábado tras ser víctima de un atentado en el que quedó gravemente herido, según un comunicado de la alcaldía de este municipio del estado amazónico de Pará.

"El pasado final de semana Waldomiro fue víctima de una herida por arma de fuego en su propiedad, en el municipio de Eldorado dos Carajás. Fue encaminado al Hospital General de Paraupebas, donde fue sometido a proceso quirúrgico, pero en la madrugada de este lunes cinco hombres invadieron el centro médico, rindieron a los vigilantes y lo ejecutaron", asegura la nota.

Pese a que Costa Pereira renunció hace dos años a su cargo como uno de los líderes regionales del MST en Pará para dedicarse por completo a una pequeña propiedad que recibió como beneficiario de la reforma agraria, aún era considerado como uno de los militantes más importantes del movimiento campesino en la región.

"Él era un militante histórico. Fue uno de los primeros en ingresar al Movimiento en Pará; ayudó mucho en la organización del Movimiento y participó en la ocupación que concluyó con la matanza de Eldorado dos Carajás", dijo a Efe un portavoz del MST en Pará que prefirió no ser identificado.

La matanza de Eldorado dos Carajás ocurrió el 17 de abril de 1996 cuando un grupo de manifestantes del MST, que bloqueaba una vía en el estado amazónico de Pará, fue dispersado a tiros por la policía.

La acción policial dejó 19 muertos y cerca de 50 heridos entre los manifestantes, que exigían la expropiación de una hacienda en la región para su inclusión en el programa de reforma agraria.

Algunos meses después de la matanza, el Gobierno distribuyó lotes a los sobrevivientes del ataque, entre los cuales Costa Pereira, en un asentamiento que fue bautizado como "17 de abril" y en el que la víctima tenía su propiedad.

"Como estaba alejado de la dirección del Movimiento desde hacía unos dos años, aunque seguía siendo un militante, no sabemos si había recibido amenazas o tenía algún problema relacionado con la lucha por la tierra en Pará, y por eso desconocemos los motivos del asesinato", según el portavoz consultado por Efe.

Costa Pereira, además, residía desde enero en el municipio vecino de Paraupebas, en donde asumió como asesor de la alcaldía de esa ciudad en asuntos agrarios, pero había regresado la semana pasada a su propiedad en Eldorado, en donde fue víctima del atentado.

"Fue un asesinato muy cruel. Aparentemente no tiene vínculos con la lucha por la tierra. En el asentamiento de 17 de abril no se registran conflictos violentos hace muchos años. La región estaba tranquila desde hacía tiempo", según el vocero del MST.

Pese a la aparente tranquilidad que se vive en una región que fue considerada como la más conflictiva de Brasil en la lucha por las tierras, recurrentemente los miembros del MST protestan en Eldorado contra la impunidad en que viven los responsables por la matanza de hace dos décadas.

Tras varios años de un complejo y dilatado proceso, la justicia solo condenó a los dos oficiales que comandaban a los policías y absolvió a los agentes y suboficiales que dispararon con el argumento de que cumplían órdenes superiores. EFE