Escuche ahora

Hora 22

Con Eduardo Peña


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Costas de Croacia y Montenegro viven dramáticas situaciones por los incendios

Decenas de incendios han dejado una situación dramática en la costa del Adriático, donde han alcanzado los suburbios de Split, la segunda ciudad de Croacia, mientras que la vecina Montenegro se ha visto obligada a pedir ayuda de la Unión Europea (UE) para combatir la llamas.

Zagreb, 17 jul (EFE).- Decenas de incendios han dejado una situación dramática en la costa del Adriático, donde han alcanzado los suburbios de Split, la segunda ciudad de Croacia, mientras que la vecina Montenegro se ha visto obligada a pedir ayuda de la Unión Europea (UE) para combatir la llamas.

En los alrededores de Split una docena de incendios está devorando la vegetación y algunas casas, por lo que el ejército ha enviado a medio millar de soldados para hacer frente al fuego.

Otros 400 bomberos y voluntarios, con un centenar de vehículos contra incendios no logran detener las llamas, impulsadas por el fuerte viento, informó hoy la agencia de noticias croata "Hina".

El fuego ya ha llegado a una gasolinera y a los edificios de tres suburbios de Split, mientras que el centro comercial "City Center One" tuvo que ser evacuado ante la cercanía del fuego.

"Los daños son enormes. Espero que logremos poner esta situación bajo control. Hemos movilizado más de 500 soldados. Estoy en contacto contante con el primer ministro (Andrej) Plenkovic", comentó a la televisión croata HRT el ministro croata de Defensa, Damir Krsticevic.

Mientras, en Montenegro, el ministerio del Interior pidió hoy ayuda de la Comisión Europea para luchar contra los incendios, que están devastando parte de la región costera y central del país.

Varias casas han sido ya destruidas por la llamas aunque amenazan con causar mayores daños en la península de Lustica, según informa la televisión RTCG.

Unas 300 personas tuvieron que se evacuadas hoy de las localidades de Begovici y Veslo ante el avance de las llamas. EFE