Escuche ahora

Boogie Nights

Programación W


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Cunningham: "Hay un mayor riesgo si se es mujer, indígena y activista"

La activista nicaragüense Mirna Cunningham denuncia la violencia que se ejerce en América Latina contra los pueblos indígenas por parte de los poderes políticos y económicos y destaca el peligro mayor que corren las mujeres.

Madrid, 20 jun (EFE).- La activista nicaragüense Mirna Cunningham denuncia la violencia que se ejerce en América Latina contra los pueblos indígenas por parte de los poderes políticos y económicos y destaca el peligro mayor que corren las mujeres.

"Hay un mayor riesgo si se es mujer, indígena y activista. Por eso debemos encontrar formas de protegernos a nosotras mismas y transformar las comunidades en zonas seguras", afirma Cunningham en una entrevista con Efe durante su visita a Madrid.

La activista recuerda el caso de Berta Cáceres, una ambientalista hondureña que fue asesinada en marzo de 2016 tras recibir amenazas contra su vida, por sus protestas contra la construcción de cuatro presas hidroeléctricas junto al río Gualcarque (oeste de Honduras).

"Se han producido 130 muertes de indígenas en los últimos años por defender el derecho al territorio, el agua y los recursos naturales", insiste.

Cunningham considera que los indígenas de América Latina son víctimas de "un modelo económico extractivista, la criminalización de la protesta y el racismo estructural", sistemas que buscan "no reconocer su existencia".

La activista nicaragüense es vicepresidenta del Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina (FILAC), creado hace 25 años durante una Cumbre Iberoamericana y cuenta con una composición paritaria entre pueblos indígenas y estados.

Además, también fue presidenta del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de la ONU (2011-2013) y colabora activamente en la búsqueda de que introduzca un enfoque indígena en sus medidas.

Entre las mejoras que han vivido los pueblos indígenas latinoamericanos en los últimos años, Cunningham señala el ejemplo de El Salvador, donde la reforma de la Constitución de 2014 reconoce a los pueblos indígenas y se compromete a adoptar políticas para mantener y desarrollar su identidad étnica.

"Cada vez hay más reconocimientos, pero también tenemos grandes tensiones en la región", afirma la activista, quien considera que las tres necesidades fundamentales de los pueblos indígenas son "el reconocimiento de sus derechos, la creación de políticas públicas interculturales y la desaparición de la violencia".

Para ejemplificar esta situación expone el caso de México, un país donde el gobierno otorga concesiones mineras sobre territorios indígenas y esas empresas van allí para "desarticular las redes comunitarias".

Para Cunningham, cirujana de formación, los pueblos indígenas han tenido que resolver las carencias del sistema sanitario acudiendo a la medicina tradicional, ya que "los sistemas salud no respetan la cultura de estos pueblos".

Por otra parte, se mostró optimista sobre los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU, que sustituyen a los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y que han contado en su elaboración con la participación de los Estados y comunidades indígenas.

"Hemos conseguido introducir indicadores indígenas en estos objetivos. Tenemos la expectativa de que van a abordar los temas indígenas de una forma diferente", concluyó.

La activista participará este miércoles en una conferencia en la Casa de América de Madrid sobre las relaciones paritarias entre estados y pueblos indígenas, donde analizará los avances y retos que atraviesa la región sobre este tema. EFE

emg/ma/erm