Escuche ahora

La Hora del Regreso

con Carlos Montoya


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Decenas de muertos en nueva ofensiva militar contra zonas opositoras de Alepo

Las aviaciones del régimen sirio y de Rusia reforzaron hoy sus bombardeos en el marco de una nueva ofensiva contra las zonas de la ciudad de Alepo y su periferia controladas por la oposición, que causaron la muerte a decenas de civiles.

El Cairo, 23 sep (EFE).- Las aviaciones del régimen sirio y de Rusia reforzaron hoy sus bombardeos en el marco de una nueva ofensiva contra las zonas de la ciudad de Alepo y su periferia controladas por la oposición, que causaron la muerte a decenas de civiles.

Esta escalada de la violencia se produce después del anuncio del Ejército sirio de que iniciaba operaciones en el este de la ciudad, y del fracaso de las conversaciones entre Rusia y EEUU para renovar el alto el fuego.

Al menos 27 civiles perecieron en los ataques aéreos contra los barrios orientales de la urbe, en manos de los rebeldes, asediados y con una población de unos 250.000 habitantes, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Siete de ellos, de los cuales tres eran niños y dos mujeres, perdieron la vida en el barrio de Al Qateryi, donde todavía hay heridos y desaparecidos bajo los escombros de la vivienda derrumbada por el ataque.

Otros de los distritos opositores golpeados por los bombardeos fueron Al Kalasa, Bab al Nairab, Al Maadi y Al Ferdús.

Según la Defensa Civil siria, los conocidos como "cascos blancos", el este de Alepo sufrió hoy unos 60 bombardeos, que afectaron asimismo a tres centros de este grupo de activistas.

Fuera de la ciudad, en la periferia occidental, en manos de la oposición, las aviaciones siria y rusa también intensificaron sus bombardeos en las últimas 24 horas.

Quince civiles fallecieron, de los cuales once eran menores de edad, en el pueblo de Shaqatin, en la periferia occidental de Alepo, controlada por la oposición.

Las víctimas mortales son un matrimonio y su hijo, así como dos mujeres con cinco vástagos cada una.

La organización Médicos Sin Fronteras (MSF) denunció hoy en un comunicado los bombardeos "indiscriminados e incesantes" contra áreas civiles en la zona sitiada de la ciudad.

En solo dos días, centros hospitalarios apoyados por MSF en el este de Alepo recibieron a 145 heridos y notificaron el fallecimiento de 23 personas.

"La ciudad no ha recibido ayuda ni suministros médicos urgentes. Estamos profundamente preocupados por el elevado número de heridos reportados por los hospitales", lamentó Carlos Francisco, coordinador general de MSF en Siria.

Francisco también destacó que han recibido informaciones de que en muchas zonas de la ciudad los heridos y los enfermos no tienen ningún lugar al que acudir y, simplemente, "se les deja morir".

El responsable de MSF describió la realidad de Alepo como "horrible", ya que "no existen las reglas de la guerra y en su lugar se lleva a cabo un ataque total a la vida de la población y a las infraestructuras civiles, incluyendo los servicios médicos".

Según el Observatorio, el objetivo de la nueva ofensiva del régimen y de las fuerzas rusas es dominar el barrio de Al Sukari y las áreas que quedan en manos rebeldes de Al Ameria y Al Sheij Said.

El bando del presidente sirio, Bachar al Asad, intenta forzar a los civiles a salir de estas zonas fuera de su control para que, una vez vacías, la comunidad internacional no responsabilice a Rusia del asedio a la población, agregó la ONG.

De hecho, la Comandancia de las Operaciones Militares en Alepo del Ejército sirio pidió anoche a los civiles que se mantengan alejados de "las posiciones de los grupos terroristas", como se refieren a los rebeldes, según el comunicado difundido por la agencia oficial SANA.

Las Fuerzas Armadas prometieron en su nota que los civiles que salgan de los barrios orientales y se dirijan a puestos del Ejército no van a ser ni detenidos ni interrogados.

Todo esto convierte en remotas las posibilidades de retomar el alto el fuego, que estuvo en vigor una semana hasta el pasado lunes, pero se terminó sin que pudiera suministrarse ayuda humanitaria.

El secretario de Estado de EEUU, John Kerry, aseguró ayer que Moscú debe demostrar "seriedad" e insistió en su propuesta de que los aviones sirios dejen de volar sobre las áreas controladas por la oposición y que en algunos casos son estratégicas para el paso de la ayuda humanitaria en el norte de Siria.

La tensión entre rusos y estadounidenses se ha disparado además por el ataque contra un convoy humanitario el pasado lunes, del que Washington responsabiliza a Rusia, ya sea por haberlo llevado a cabo directamente o por haber permitido a tropas sirias hacerlo.

Por ello, Francia defendió hoy la creación de un mecanismo compuesto por varios países para supervisar de forma "objetiva" una nueva tregua, en el que participen los países del Grupo Internacional de Apoyo a Siria. EFE

mv/si