Escuche ahora

La W

Con Vicky Dávila


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Embarazada tiroteada en la cabeza en Río se encuentra en estado "grave"

La mujer embarazada de ocho meses que fue tiroteada en la cabeza durante un asalto en Río de Janeiro y a la que se le práctico una cesárea de urgencia se encuentra en estado "grave", aunque "estable", informaron hoy fuentes médicas.

Río de Janeiro, 14 ene (EFE).- La mujer embarazada de ocho meses que fue tiroteada en la cabeza durante un asalto en Río de Janeiro y a la que se le práctico una cesárea de urgencia se encuentra en estado "grave", aunque "estable", informaron hoy fuentes médicas.

El cuadro del bebé, que nació prematuro, es "mucho más grave" con "señales de inestabilidad" y la "presión oscilando", señaló Joé Sestello, director del Hospital General de Nova Iguaçu, donde está ingresada la madre.

Michelle Ramos da Silva, de 33 años, viajaba con su marido en un vehículo, cuando fue baleada en la cabeza durante un asalto ocurrido este sábado en la Baixada Fluminense, una zona deprimida integrada por varios barrios vecinos a Río de Janeiro, que además es de las más peligrosas del estado fluminense.

"La madre se encuentra grave, pero todavía estable. Sin ninguna variación y con señales vitales, presión y frecuencia estabilizados. Muy sedada todavía porque hace parte del tratamiento de la neurocirugía mantener la sedación", explicó Sestello en declaraciones a medios.

De acuerdo con el hospital, Ramos da Silva está internada en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) tras ser operada de urgencia para una descompresión cerebral, mientras un equipo de pediatras le practicaba una cesárea para dar a luz al feto, que fue transferido a una unidad especializada para neonatos.

"Desgraciadamente es el reflejo de nuestra violencia encontrar lesiones graves de esa manera con secuelas. Todavía es pronto para decir el tipo de secuela que el bebé va a tener", apuntó el director del hospital.

El marido de Michelle, Wallissom Araújo, explicó en declaraciones a periodistas que estaba llevando a su esposa para el trabajo, como todos los días, cuando un auto que estaba delante comenzó a reducir la velocidad.

Al intentar adelantarlo, fue cerrado por ese vehículo, momento en el cual sus ocupantes se bajaron del auto disparando y huyeron poco después, cuando se dieron cuenta de que habían disparado a la mujer.

Río de Janeiro afronta una grave crisis de seguridad desde la celebración de los Juegos Olímpicos de 2016 que solo el año pasado, en todo el estado homónimo, dejó más de 4.000 muertes violentas, entre ellas las de más de 130 policías asesinados, según asociaciones de la sociedad civil.

La ola de violencia obligó al Gobierno del presidente de Brasil, Michel Temer, a enviar a mediados del año pasado 10.000 miembros de las Fuerzas Armadas para reforzar la seguridad en la región, con la perspectiva de que permanezcan allí hasta finales de este año.

El estado de Río afronta además una de las mayores crisis económicas de su historia, después de que se declarara en estado de "calamidad financiera" (quiebra), lo que ha provocado una menor presencia policial en las calles, entre otros problemas de índole social. EFE