Escuche ahora

La W

con Julio Sánchez Cristo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Fuerzas Armadas piden que se detenga la violencia en Nicaragua

Hacemos un llamado a detener la violencia y las acciones que nos desestabilizan", señaló el Ejército de Nicaragua, en un comunicado.

Protestas contra el presidente, Daniel Ortega. Foto: Getty Images

Las Fuerzas Armadas de Nicaragua hicieron un llamamiento a que se detenga la violencia generada por las protestas contra el presidente, Daniel Ortega, que han causado 54 muertos desde el 17 de abril pasado.

La institución militar emitió el comunicado tras una jornada en la que en mas de diez ciudades de Nicaragua se registraron batallas campales entre la población y la Policía Nacional, esta última reforzada por la oficialista Juventud Sandinista y las fuerzas de choque afines al Gobierno o "turbas".

En la ciudad de Masaya, a 32 kilómetros al sureste de Managua, el enfrentamiento duró más de 14 horas y dejó dos muertos. Ortega también había llamado a "poner fin a la muerte y la destrucción", en un mensaje inusualmente corto y preciso, que no tuvo efecto en la Policía Nacional, de la que es su máximo jefe, ni en la población.

El Ejército nicaragüense no reveló su posición frente a Ortega, su jefe supremo, pero expresó con letras mayúsculas y en negrillas que "somos el pueblo mismo uniformado, trabajando en su propio beneficio". Asimismo las Fuerzas Armadas se solidarizaron con las familias de los fallecidos y los cientos de heridos, además de declararse a favor de un posible diálogo nacional con la mediación de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN).

Este sábado Nicaragua cumplió 25 días una crisis, causada por multitudinarias manifestaciones a favor y en contra de Ortega, que empezaron con protestas en rechazo a unas reformas a la seguridad social y que continuaron debido a las víctimas mortales de los actos de represión.

El pasado viernes la EN le dio a Ortega tres días para demostrar "signos creíbles de su voluntad" para participar en un diálogo nacional que resuelva la crisis, antes de anunciar si continúa siendo mediadora en eventuales acuerdos.