Escuche ahora

Archivo W

Con Sebastián García


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

HRW denuncia violencia sexual extendida durante las elecciones en Kenia

Nairobi, 8 dic (EFE).- El proceso de las elecciones presidenciales en Kenia de 2017 estuvo manchado por la "violencia sexual extendida", en muchos casos perpetrada por las propias fuerzas de seguridad, que causó al menos la muerte de una joven, según denunció hoy en un comunicado Human Rights Watch (HRW).,La organización tiene documentados casos de violaciones en grupo, abusos en presencia de miembros de las familias y otros sucesos descritos como "brutales" ocurridos en medio de los incidentes

Nairobi, 8 dic (EFE).- El proceso de las elecciones presidenciales en Kenia de 2017 estuvo manchado por la "violencia sexual extendida", en muchos casos perpetrada por las propias fuerzas de seguridad, que causó al menos la muerte de una joven, según denunció hoy en un comunicado Human Rights Watch (HRW).

La organización tiene documentados casos de violaciones en grupo, abusos en presencia de miembros de las familias y otros sucesos descritos como "brutales" ocurridos en medio de los incidentes violentos que salpicaron las últimas elecciones presidenciales, que tuvieron que ser repetidas por irregularidades y luego fueron boicoteadas por la oposición.

"La mayoría de las mujeres dijeron que fueron violadas por policías y hombres de uniforme, muchos de ellos portadores de armas, porras, botes de gas lacrimógeno o látigos y con cascos y otros materiales antidisturbios", señaló HRW.

"En al menos un caso una chica murió después de ser violada", agrega el texto.

El comunicado recoge los resultados de una investigación consistente en entrevistas a 68 víctimas mujeres, tres hombres que también sufrieron violencia sexual y una docena de testigos. Asimismo se entrevistó a activistas y voluntarios comunitarios.

Como principal conclusión, HRW considera que hubo "violencia sexual extendida" durante todo el periodo electoral y urgió al Gobierno de Uhuru Kenyatta a tomar medidas para dar a las víctimas los cuidados físicos y psicológicos básicos, además de apoyo para que se haga justicia.

"El impacto de la violencia sexual en los supervivientes es devastador. Casi todas las mujeres y niñas con las que hablamos sufrían daños psicológicos y traumas mentales profundos y temían que sus atacantes nunca pagaran las consecuencias", explicó Agnes Odhiambo, investigadora de HRW.

El observatorio recordó que el "historial de impunidad para la violencia sexual en Kenia mina seriamente" las posibilidades y las intenciones de denuncia ante la policía.

"Algunas que sí lo intentaron dijeron que la Policía las despidió sin tomarles declaración", añadieron las fuentes, o que incluso las "ridiculizaron".

En los casos investigados, la mayoría de las víctimas no había acudido a las autoridades y tampoco habían recibido asistencia sanitaria, incluida la medicación contra enfermedades de transmisión sexual.

Por último, el Observatorio señaló que Kenia ya ignoró los crímenes sexuales ocurridos contra miles de mujeres durante la crisis de violencia política ocurrida en 2007 y 2008.

"El Gobierno keniano debe cambiar su estrategia. Debe asegurar que todas las víctimas obtienen tratamiento posviolación en el momento, de calidad y con confidencialidad", concluyó HRW, que condena que la posición del Gobierno sea "minimizar" la importancia de estos casos y lamenta la cantidad de barreras y el estigma social al que tienen que enfrentarse los supervivientes.

Kenia celebró elecciones presidenciales en agosto pasado, con victoria de Kenyatta para ejercer un segundo mandato, pero los comicios fueron anulados por la Justicia por irregularidades.

La repetición de la votación proclamó de nuevo vencedor al presidente -quien concurrió solamente contra candidatos minoritarios ante la llamada al boicot de la oposición- con un 98 % de los votos en unos comicios que solo registraron un 39 % de participación.

La oposición tampoco considera válidos estos últimos resultados y no solo no ha reconocido la derrota sino que Raila Odinga, líder de la principal coalición opositora, la Súper Alianza Nacional (NASA, siglas en inglés), planea hacerse investir el próximo 12 de diciembre.

Todo el proceso electoral estuvo marcado por incidentes violentos que causaron decenas de muertos.EFE