Escuche ahora

Archivo W

Con Sebastián García


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Keiko Fujimori niega que su partido tenga doble contabilidad

La lideresa del partido opositor peruano Fuerza Popular, Keiko Fujimori, rechazó hoy que su agrupación tenga una doble contabilidad, para presuntamente ocultar aportes de la empresa brasileña Odebrecht o de sus socias, tras calificar de "abusivo" el allanamiento de la Fiscalía a dos locales partidarios.

Lima, 7 dic (EFE).- La lideresa del partido opositor peruano Fuerza Popular, Keiko Fujimori, rechazó hoy que su agrupación tenga una doble contabilidad, para presuntamente ocultar aportes de la empresa brasileña Odebrecht o de sus socias, tras calificar de "abusivo" el allanamiento de la Fiscalía a dos locales partidarios.

"Es absolutamente falso que Fuerza Popular tenga doble contabilidad", dijo Fujimori en rueda de prensa, horas después del allanamiento pedido por el fiscal anticorrupción Juan Domingo Pérez.

La resolución judicial que autorizó el allanamiento señaló "se evidencia indicios de doble contabilidad o contabilidad paralela en el partido Fuerza Popular, que podría implicar mecanismos para ocultar el dinero entregado por la empresa Odebrecht y/o vinculadas", según reveló el portal de noticias Ojo Público.

La excandidata presidencial agregó que "Fuerza Popular nunca ha recibido dinero de Odebrecht ni de las consorciadas", al rechazar nuevamente las anotaciones del empresario brasileño Marcelo Odebrecht, que sugieren que le hizo un aporte a su campaña de 2011.

Asimismo, Fujimori respondió que "nunca ha habido un acercamiento, un ofrecimiento, nunca el partido ha recibido dinero alguno", de Odebrecht, al descartar la versión de la legisladora Ursula Letona de que hubo un ofrecimiento de dos millones de dólares de esa firma.

La lideresa de la bancada mayoritaria en el Congreso dijo que no tiene miedo de las próximas acciones de la Fiscalía en la investigación por presunto lavado de activos abierta en su contra, pues "acá estamos y acá nos vamos a quedar".

"Quien habla viene siendo investigada desde hace 17 años, no tenemos ningún temor, siempre hemos colaborado, sin embargo llama la atención que otros partidos políticos, que no han presentado la información (de campaña), a ellos no se les investiga", expresó Fujimori.

La lideresa opositora expresó su "profundo rechazo al atropello que viene realizando el Ministerio Público", con la intervención en sus locales partidarios en Lima, pues informó que ya hace varios meses entregó la información contable, en original y copia.

"No quiero pensar que esta actitud abusiva, este atropello, es una actitud revanchista por una acusación constitucional presentada por el legislador (fujimorista) Daniel Salaverry" contra el fiscal de la Nación, Pablo Sánchez, indicó Fujimori.

La política declaró que la medida de la fiscalía pretende "poner a todos en el mismo saco, hacer un circo, un psicosocial al partido que ha cumplido con presentar toda la información".

La intervención se hizo en los locales de Fuerza Popular en el centro histórico de Lima y en el distrito de Surco, y se produjo el mismo día en que Keiko debía ser interrogada por el fiscal en la investigación preliminar que se le sigue por supuestamente recibir aportes de Odebrecht para su campaña de 2011.

En tanto, el presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, expresó que le preocupaba conocer que había un allanamiento "de locales de un partido político que domina el Congreso. Y no lo digo para congraciarme con el Congreso, lo digo porque si no hay respeto al debido proceso, no seremos respetados internacionalmente".

El pasado 21 de noviembre, un tribunal decidió que la Fiscalía tenía un plazo máximo de 10 días para formalizar una denuncia o archivar una investigación que sigue a Keiko y su esposo, el norteamericano Mark Vito Villanella, por los ingresos obtenidos por unos cócteles durante su campaña para las elecciones de 2016.

En Perú, el caso Odebrecht se centra en seguir el rastro de los 29 millones de dólares que la compañía brasileña admitió ante la Justicia estadounidense haber pagado en sobornos a funcionarios a cambio de adjudicarse millonarias obras entre 2005 y 2014.

Ese período abarca los mandatos presidenciales de Alejandro Toledo (2001-2006), quien tiene una orden de captura por haber recibido un presunto soborno de 20 millones de dólares; Alan García (2006-2011), incluido en investigaciones por sobornos para el Metro de Lima; y Ollanta Humala (2011-2016), encarcelado por la presunta financiación irregular de sus campañas electorales. EFE