Escuche ahora

Mujeres W

con Jimena Cortés


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

La ONU revisará la situación de derechos humanos en Filipinas a final de mes

La ONU anunció hoy que revisará a finales de mes la situación de los derechos humanos en Filipinas, un día después de que su presidente, Rodrigo Duterte, retara a la organización a investigar su violenta campaña contra las drogas.

Manila, 23 sep (EFE).- La ONU anunció hoy que revisará a finales de mes la situación de los derechos humanos en Filipinas, un día después de que su presidente, Rodrigo Duterte, retara a la organización a investigar su violenta campaña contra las drogas.

Los 18 expertos independientes en derechos humanos del Comité para los Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU se reunirá el próximo 28 y 29 de septiembre en Ginebra con la delegación filipina, indicó el organismo en un comunicado.

"Filipinas es uno de los 164 estados que han ratificado el Acuerdo Internacional sobre Derechos Económicos, Sociales y Culturales (ICESCR, sus siglas en inglés), y por lo tanto requiere de una revisión regular", señaló el texto.

El comité prevé publicar el 10 de octubre las conclusiones sobre la situación des los derechos humanos en Filipinas, donde desde junio más de tres mil personas han muerto en la campaña contra el narcotráfico impulsada por Duterte.

La campaña ha recibido numerosas críticas, incluidas las de la ONU y la Unión Europea (UE), a quienes el presidente filipino retó anoche a visitar el país e investigar estas muertes.

"Que traigan a sus mejores abogados (...) "Me enfrentaré a ellos uno a uno. Veréis como les pisoteo", dijo el mandatario en un discurso televisado.

En las últimas semanas Duterte ha criticado abiertamente a Naciones Unidas y la UE después de que ambas instituciones condenasen la violación de los derechos humanos cometidas en la campaña contra las drogas.

Además, el mandatario filipino se ha negado a reunirse con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, tildó a las Naciones Unidas de "inútil" y amenazó con sacar a Filipinas de la organización.

Duterte ganó holgadamente los comicios presidenciales con la promesa de acabar con la droga y la delincuencia en los primeros seis meses de mandato, y desde entonces ha instado en numerosas ocasiones a la Policía y los ciudadanos a matar a narcotraficantes y consumidores de drogas.

Unos 3.500 supuestos narcotraficantes y drogadictos han muerto desde que empezó la campaña, cerca de 1.500 en operaciones policiales y el resto a manos de grupos de los llamados "vigilantes", según las últimas cifras publicadas por la Policía. EFE

hc/jcp