Escuche ahora

W Fin de Semana

Con Juan David Cardozo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Las mujeres turcas uniformadas amantes de su deber

Policías, conductoras de ambulancias y pilotos, que en su mayoría están identificados como oficios masculinos, explicaron la importancia de su identidad en la vida laboral

Las mujeres turcas uniformadas amantes de su deber. Foto: Mahmut Serdar Alakuş - Agencia Anadolu

Las mujeres que han comenzado a participar en todos los aspectos de la vida laboral también se prueban en profesiones desafiantes identificadas como masculinas.

Con profesiones como bomberos, el pilotaje, la conducción de ambulancia y la policía llaman la atención por su determinación y éxito. Además de la vida laboral, algunas mujeres tienen un doble trabajo ya que tienen ocupaciones como el cuidado de los niños y el trabajo doméstico.

Ellas, que laboran en diversos sectores, llaman la atención por los uniformes de su profesión.

Las mujeres en uniforme, que posaron para los lentes de la Agencia Anadolu con motivo del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, explicaron el significado de su existencia en la vida laboral.

"Más que una ocupación es una labor nacional"

Şaziye Saban, una mujer de 30 años que sirvió como sargento jefe en el Comando de la Gendarmería Provincial en Izmir, dijo que ser una mujer era muy difícil pero estaba muy orgullosa de su función.

Quiso estudiar en la escuela militar pero no pudo alcanzar el resultado necesario en los exámenes físicos, terminó por estudiar para ser profesora y después pudo participar en la Gendarmería.

Saban, que conoce a chicas jóvenes en muchas escuelas, expresó que lleva con orgullo su uniforme.

"Les decimos que el servicio militar, más que una ocupación, es una labor nacional. Las mujeres que enviaron a sus hombres a la Guerra de la Independencia no se detuvieron en el frente, sino que hicieron lo que estaba al alcance de sus manos. Nosotras también le explicamos esta lucha a las chicas. Nos agrada ver el brillo de sus ojos".

Hülya Ercan, de 28 años, prefiere la lucha contra incendios, una de las profesiones más duras.

Ella también enfatizó que tenía el coraje, la naturaleza emocional y detallada de una mujer y que tenía el poder de trabajar en todos los campos.

Tras señalar que no debe haber discriminación entre hombres y mujeres para tener un trabajo, Ercan comentó:

"Estamos en el ambiente de trabajo donde podemos coexistir con nuestra identidad femenina en cada área de la vida. Como mujer, me siento orgullosa especialmente de ejercer una profesión que parece ser un trabajo masculino. Mis padres estaban preocupados al principio, pero luego se acostumbraron. Confían en mí y siempre me apoyan. Mi esposo siempre me apoya a pesar de mi sistema actual de turnos".

Zuhal Canel, de 36 años, ha servido al Departamento de Policía por 17 años, trabajó como oficial marítima en los últimos años y dijo que era un trabajo emocionante para los apasionados del mar.

Canel, quien ama estar en el mar, expresó:

"Como miembro de la fuerza policial porto con orgullo mi uniforme. La diferencia entre los otros policías y nosotros, es que ellos establecen la seguridad en tierra y nosotros en el mar”.

La piloto Elif Tuğçe Özüren, mayor del Comando Aéreo de la Guardia Costera, relató que decidió seguir esta profesión al ser influenciada por un piloto cuando a sus cinco años visitó el Comando de las Fuerzas Navales.

"Difícil pero me siento orgullosa"

La jefe de policía del condado de Balçova, Süheyda Tuğbay, quien lleva 19 años en la organización policial, también hizo hincapié en que era un trabajo difícil, pero se sentía orgullosa:

"Estamos en más ajetreo que otros grupos profesionales. Como mujeres dirigentes, en algunos casos podemos acercarnos más emocionalmente. A pesar de todas las dificultades, el placer espiritual de mi trabajo me hace muy feliz".

Tugbay comentó que cuando era una niña primero quería ser abogada y luego fiscal.

"Al mismo tiempo soy la hija de un mártir (persona muerta en combate). Mi padre era un capitán de operaciones especiales. Estoy orgullosa de continuar desde el lugar donde él lo dejó. Me encantaría poder haber trabajado con mi padre".

La piloto Selin Seval declaró que ha volado durante 8 años y medio e indicó: "Me siento identificada con el gran líder nacional Gazi Mustafa Kemal Atatürk".

Sermin Acar trabaja como auxiliar de vuelo en una compañía aérea privada y está orgullosa de ser una mujer contemporánea, brillante y productiva.

Acar, que ejerce su profesión desde 1998, comentó: "Ser una mujer en el cielo es para mí llevar con orgullo la frase "el futuro es el cielo". Especialmente como mujer trabajadora y madre, criamos generaciones que valoran especialmente a la mujer en el Día Internacional de la Mujer. Si la mujer quiere, puede cambiar el mundo".

Müjde Soyer, una obstetra y ginecóloga del Hospital Estatal Gaziemir Nevvar Salih Isgören subrayó que la labor de la mujer no se limita a su profesión y agregó que "criar niños también es agotador". Sin embargo, dice, "ambas cosas son fuente de felicidad y motivación, y todas pueden hacerlo de manera exitosa".

La abogada Ayşe Eylem Erkipçak, señaló que su profesión requiere conocimiento, fuerza, coraje y justicia. También resaltó que tiene una gran responsabilidad al trabajar como una mujer que lucha por la justicia al tener el honor de servir garantizando el derecho a la defensa.

Serap Şule Oktay de 36 años es enfermera del servicio quirúrgico y madre de dos hijos. Eligió su profesión voluntariamente y contó que trabajar teniendo hijos era difícil, pero que estaba tratando de mantener ambos trabajos de la mejor manera.

Gamze Tekin, que tiene 21 años y es policía de tránsito en moto, contó:

"Cuando un niño pequeño te saluda, una señora de edad te bendice o el padre de un mártir te dice “bravo hija”, todas las dificultades se olvidan".

La empleada del servicio postal Elif Mansur también señaló que le complace trabajar como miembro de la organización de correos turca.

Elif Tomba, de 30 años, que conduce una ambulancia hace cinco años en el Ministerio de Salud, también está ayudando a los pacientes cuando las condiciones de tráfico son difíciles.