Escuche ahora

Música W

Con Eduardo Peña


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Líderes de UE abordarán el CETA y relación con Rusia en primera cumbre de May

La incertidumbre sobre el acuerdo de libre comercio negociado entre la UE y Canadá (CETA), bloqueado por el veto que mantiene una región belga, y las relaciones con Rusia con la crisis siria de fondo centrarán la primera cumbre europea a la que asiste la primera ministra británica, Theresa May.

Bruselas, 19 oct (EFE).- La incertidumbre sobre el acuerdo de libre comercio negociado entre la UE y Canadá (CETA), bloqueado por el veto que mantiene una región belga, y las relaciones con Rusia con la crisis siria de fondo centrarán la primera cumbre europea a la que asiste la primera ministra británica, Theresa May.

Los jefes de Estado y de Gobierno comunitarios, que abrirán mañana su cumbre de dos días con una discusión sobre inmigración, esperan que May se estrene en el Consejo Europeo con una explicación sobre sus planes para hacer efectiva la salida de su país de la Unión, respaldada en referendo por una mayoría de británicos.

Tras la cumbre informal de 27 países de septiembre en Bratislava para abordar su futuro sin Londres, fuentes diplomáticas dijeron que este Consejo Europeo será una "continuación" sin entrar en "contradicciones" porque se trate de una cumbre a la que asista May.

May ha fijado para la primavera de 2017 la activación del artículo que marcará el inicio de dos años de negociaciones sobre los términos de la salida del Reino Unido de la UE.

Por lo que se refiere al CETA, que sigue vetando la región belga meridional de Valonia, nadie se atreve en Bruselas a anticipar qué ocurrirá en el Consejo Europeo, ni siquiera si el asunto llegará a resolverse antes del 27 de octubre, fecha en la que estaba prevista la celebración de una cumbre UE-Canadá para la firma del pacto.

El acuerdo con Canadá llegará a la reunión de los jefes de Estado o Gobierno de la Unión tras el intento fallido de los ministros de Comercio europeos de llegar a un consenso el pasado martes en Luxemburgo.

"Tenemos una especial responsabilidad en relación con el acuerdo con Canadá. Todavía hay trabajo que hacer, pero espero que encontremos una manera de avanzar", dijo el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en la carta de invitación a la cumbre que envió a los líderes.

Fuentes diplomáticas dijeron que es preferible no hacerse demasiadas ilusiones de cara a la cumbre, mientras que algunos expertos ya advierten del riesgo de "parálisis" en la política comercial de la UE si el CETA no logra salir adelante, ello además en plena negociación del controvertido acuerdo de libre comercio e inversiones con Estados Unidos (TTIP).

"Es un problema interno de Bélgica", aseguraron otras fuentes, que mencionan la complejidad existente en ese país como consecuencia de la división entre comunidades lingüísticas (flamenca, francesa y germanófona) y regiones (Flandes, Valonia y Bruselas).

Aparte del acuerdo con Canadá, en la cumbre se debatirá el viernes sobre la política comercial europea y, en particular, la modernización de los instrumentos de defensa comercial para combatir las prácticas de competencia desleal.

El jueves, primer día de la cumbre, los líderes hablarán de inmigración durante un debate que pasará revista a los avances en los últimos meses, y especialmente a la reducción del número de inmigrantes irregulares a través del Mediterráneo central, que ahora es la principal ruta de acceso al territorio europeo.

Se espera que los mandatarios recuerden la importancia de reforzar la cooperación con los países de origen y tránsito de los inmigrantes, sobre todo a través de acuerdos de asociación como los que han empezado a desarrollar con Níger, Nigeria, Senegal, Etiopía y Mali.

Durante la cena del jueves, los líderes discutirán las relaciones entre la UE y Rusia y el papel de Moscú en la guerra de Siria.

Según fuentes diplomáticas, los líderes se pronunciarán en la línea de sus ministros de Exteriores, que el lunes aprobaron unas conclusiones en las que pidieron a Rusia frenar los "bombardeos indiscriminados" en la ciudad norteña de Alepo, en manos rebeldes, que pueden constituir "crímenes de guerra".

En todo caso, descartaron que los líderes impulsen nuevas sanciones contra Moscú, además de las que ya hay en vigor por su papel en la crisis ucraniana.

Asimismo, el primer ministro holandés, Mark Rutte, informará al resto de líderes sobre los próximos pasos que el Gobierno prevé dar tras el referéndum celebrado en los Países Bajos el pasado abril, donde se rechazó el acuerdo de asociación entre la UE y Ucrania. EFE

mb-jaf-lpc-rja/cm/ja

(Mas información sobre la Unión Europea en euroefe.euractiv.es)