Escuche ahora

Música de hoy y siempre

Con Eduardo Peña


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Los partidos alemanes se retratan con los carteles del comienzo de campaña

Las calles de Alemania han aparecido esta semana empapeladas con la primera ronda de carteles electorales para las generales del 24 de septiembre, una mezcla de rostros sonrientes y eslóganes donde los principales protagonistas de la campaña se retratan. Para bien o para mal.

Juan Palop

Berlín, 13 ago (EFE).- Las calles de Alemania han aparecido esta semana empapeladas con la primera ronda de carteles electorales para las generales del 24 de septiembre, una mezcla de rostros sonrientes y eslóganes donde los principales protagonistas de la campaña se retratan. Para bien o para mal.

La pegada de carteles se ha iniciado a seis semanas de unos comicios en los que la canciller alemana, Angela Merkel, que busca su cuarta legislatura, parte como gran favorita, según todas las encuestas, que le dan entre un 38 y un 40 % de los votos.

Así, la Unión Cristianodemócrata (CDU) ha ido a lo seguro y ha optado por destacar a su principal activo, Merkel, y dejar de lado el programa en su principal cartel, en el que junto al rostro de la canciller se puede leer: "Por una Alemania en la que vivamos bien y a gusto".

Según explica en un documento publicado esta semana Frank Brettschneider, profesor de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Hohenheim, en Fráncfort, este cartel remite a lo alcanzado en el ámbito económico bajo su mandato y enfatiza "la confianza y la fiabilidad" que muchos alemanes identifican con la canciller.

El experto explica que la mayoría de campañas electorales en Alemania trata de destacar a sus candidatos y vincularlos con conceptos y valores más que a políticas o medidas concretas.

Pero otros expertos han criticado la apuesta de los conservadores, como el publicista Stefan Schmidt, que tacha la campaña de "tragedia" y de ser "carteles sin mensaje" con el riesgo de no acabar atrayendo a nadie al tratar de contentar a todos.

Por su parte, el líder del Partido Socialdemócrata (SPD), Martin Schulz, con el lema "El futuro necesita ideas. Y alguien que las lleve a cabo", apuesta en su cartel, según Brettschneider, por el "cambio" y por subrayar sus capacidades ejecutivas.

El SPD, al que los sondeos dan entre un 23 y un 24 % de los votos, se encuentra ante la disyuntiva de querer abogar por el cambio cuando desde hace cuatro años es socio minoritario en la gran coalición de Merkel y cuando las diferencias entre su candidato y la canciller son más de énfasis que de fondo.

Estos carteles, los que combinan rostro y eslogan, son los más "clásicos", según Schmidt, ya que otras formaciones han optado por empapelar paredes tan sólo con lemas y consignas.

Brettschneider considera que los "carteles con imágenes son en general mejores que los de texto", pero otros expertos apuntan que así los partidos destacan el programa sobre el candidato.

Entre estos destacan Los Verdes, con entre un 7 y un 8 % de apoyo según los sondeos, cuyo principal mensaje es "El medioambiente no lo es todo. Pero sin medioambiente todo lo demás no importa".

La Izquierda, como es habitual en esta formación, opta también por el contenido frente a los candidatos y ha lanzado una campaña con "Sin ganas de seguir igual: La Izquierda" como lema.

El partido, que según las encuestas obtendría entre un 8 y un 10 % de las papeletas, tiene además una decena de carteles distintos con propuestas concretas para cuestiones como la pobreza infantil, la paz, las pensiones, la sanidad, los salarios, los alquileres o el avance de la ultraderecha.

La más novedosa es, según los especialistas, la campaña del Partido Liberal (FDP), al que los sondeos dan un 8 % de apoyos, con su líder, Christian Lindner, retratado en blanco y negro y en posturas que recuerdan más a un anuncio de colonia que a un cartel electoral.

La única controversia de la campaña la ha generado la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), otro partido en el entorno del 8 %, con un cartel en el que aparecen tres mujeres jóvenes de espaldas y en bañador bajo el lema: "¿Burkas? Preferimos los bikinis".

La campaña, que cuenta con otra versión con trajes regionales, ha provocado una oleada de críticas al partido, al que se le acusa de xenofobia y machismo.

No obstante, pese a que los partidos gastarán en cartelería varias decenas de millones de euros, todos los expertos están de acuerdo en que, salvo para llamar algo la atención sobre temas y personas, los carteles electorales sirven ya para bastante poco. EFE