Escuche ahora

La W

con Fernando Bayo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Los socialistas españoles, muy divididos, eligen nuevo líder este domingo

Los afiliados al Partido Socialista Obrero Español (PSOE), muy divididos, votarán mañana domingo a su nuevo secretario general entre tres candidatos para que uno de ellos sustituya a la comisión gestora que ocupa la dirección desde hace ocho meses.

Madrid, 20 may (EFE).- Los afiliados al Partido Socialista Obrero Español (PSOE), muy divididos, votarán mañana domingo a su nuevo secretario general entre tres candidatos para que uno de ellos sustituya a la comisión gestora que ocupa la dirección desde hace ocho meses.

Cerca de 190.000 socialistas con carné podrán votar en casi 3.000 centros dispuestos en toda España, algunas capitales europeas y muchas en América Latina, desde el mexicano Distrito Federal a la chilena Santiago pasando por Panamá, Santo Domingo, Bogotá, Lima, Caracas, Buenos Aires o Montevideo.

Los dos candidatos con más posibilidades son Susana Díaz, la más oficialista porque cuenta con el apoyo del llamado "aparato", y el ex secretario general Pedro Sánchez, cuya dimisión el pasado 1 de octubre provocó este largo periodo de interinidad en el PSOE, primer partido de la oposición en España.

El tercero en la liza es el histórico dirigente Patxi López, expresidente del País Vasco (norte de España) y expresidente, por un breve periodo de tiempo, del Congreso de los Diputados.

Díaz es presidenta de la región de Andalucía (sur de España), el mayor feudo socialista del país, donde reside aproximadamente la cuarta parte de los militantes del PSOE -unos 45.000- y donde tiene su mayor apoyo.

Sin embargo, Sánchez está cerca de Díaz habida cuenta el número de afiliados que ha avalado su candidatura para volver a la secretaría general.

Los analistas políticos atribuyen la fuerza de Sánchez a la recurrente tendencia que tienen las bases socialistas a castigar a la burocracia del aparato, hoy a favor de Díaz y con el apoyo de históricos dirigentes como los expresidentes Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero.

La campaña para estas elecciones internas y el único debate público entre los aspirantes, celebrado el pasado 15 de mayo, dejaron constancia de sus diferencias pese a los llamamientos que los tres candidatos están haciendo a la unidad del partido.

Hoy, víspera de la votación, Díaz, Sánchez y López se han dirigido a la militancia socialista en sus mítines para cerrar la campaña.

Desde la localidad de Trujillo (Extremadura, oeste de España), Susana Díaz pidió hoy el voto con el objetivo de "volver a levantar el PSOE para levantar España".

En Madrid, Pedro Sánchez prometió "rescatar a los militantes" de la "tierra de nadie" en la que, a su juicio, está el PSOE tras permitir al conservador Mariano Rajoy formar Gobierno.

Patxi López cerró su campaña en la ciudad de Bilbao (País Vasco, norte de España), donde dijo que "la derecha no teme a ninguno" de los otros dos aspirantes (por Díaz y Sánchez), sino a un Partido Socialista "unido y con un proyecto claro de izquierdas".

El candidato elegido -por voto secreto en urna- se presentará al congreso nacional del PSOE, que se celebrará del 17 al 18 de junio y que tiene la última palabra para seleccionar a los miembros de la dirección (comisión ejecutiva federal) y, lo que es más importante, el programa del partido.

El PSOE, que ha gobernado en España 21 años (1982-1996 y 2004-2011), es ahora la primera fuerza de la oposición en el Congreso pero con el número más bajo de parlamentarios (85 escaños de un total de 350) desde 1977, cuando se produjeron las primeras elecciones democráticas tras la dictadura del general Francisco Franco.

Sánchez tuvo que renunciar a la secretaría general en octubre pasado al quedarse en minoría en el Comité Federal (máximo órgano directivo del PSOE), donde defendió que los socialistas debían impedir la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno.

Una vez que dimitió Sánchez, la gestora socialista propuso la abstención de sus diputados para permitir la formación del actual Ejecutivo, dado que el interino llevaba unos diez meses en funciones.

Elegido su nuevo líder, el PSOE tiene un largo camino por delante para unirse como partido y buscar su sitio en medio del auge de los populismos y de la descomposición de la socialdemocracia europea. EFE

nac/fp/psh